ANTONO LÓPEZ VALLEJO

Desde la quietud de mi terraza, el tiempo, a pesar de que parece querer pararse, sigue adelante, aunque eso sí, más liviano, más reflexivo, más conciliador.

Las nubes, que esta tarde de obligado encierro, niegan al horizonte la vista de la sierra, caminan despacio al encuentro de otras como ellas, que esperan entre las montañas, aguardando el momento del choque con el agua apunto para la tormenta.

Yo, desde esta pequeña atalaya, convertida en el patio de mi recreo en estos días de encierro, juego a imaginar el mundo de fuera, y fantaseo con los sonidos que me llegan de más allá de mi tejado.

Por alguna de las ventanas, que en estos días, en que todos anhelamos cielos y libertades, siempre están abiertas, se escapa el llanto de un niño. No suena lastimero, doloroso ni hambriento, más bien parece un llanto de hastío. Imagino a su madre pegada a la cuna, balanceándola, arrullando al pequeño con el suave tarareo de una de esas nanas que hemos escuchado todos, generación tras generación, desde que los niños aprendieron a llorar. Y en mi fantasía recreo la mirada de esa madre, con bolsas bajo los ojos y las pestañas caídas, con la vista siempre fija en la carita de ese ser que salió de su vientre y al que, por mucho que llore, se ve incapaz de negarle el cariño que sólo una madre sabe dar.

Suspiro, vuelvo la vista a las calles vacías, y otro sonido llama mi atención. Esta vez es un sonido familiar: el entrechocar de cacharros con el que mi vecina octogenaria anuncia cada tarde que acaba de llenar su balcón de migas de pan. Un instante después todos los pájaros del barrio, que desde el nacimiento entrenan el oído para estar pendientes de ese sonido, se agolpan en los árboles de alrededor del balcón, que se llenan de los colores de pájaros de todos los linajes, que agradecen el alimento con un canto excitado de vida y gratitud.

Vuelvo a suspirar. En este encierro, ausente de besos y miradas, son muchos los suspiros.

El viento sopla fuerte ahora, empujando las nubes, sacudiendo la ropa blanca de los vecinos, que se estira como banderas de tregua, pidiendo paz y normalidad.

Con las primeras gotas se escuchan las persianas caer y empiezan a verse los primeros vomitos de humo saliendo por las chimeneas, y mi vecina de enfrente, independiente, joven, enigmática, con un traje blanco y escaso que quiere levantarse con el viento y volar, dejándola expuesta y desnuda, corre a recoger la ropa con una mano mientras con la otra retiene el vuelo de su falda. Viendo su melena suelta enredarse y jugar con sus ojos y con su cuello, siento nacer más suspiros en mi pecho.

Un trueno, diez segundos y empieza la tormenta. Mi perra corre a refugiarse tras la cortina de la puerta. Yo me cobijo bajo el techado, abro una botella de vino, agarro mi cuaderno y me parece escuchar el aleteo de las musas que, libres de encierro y exentas de cuarentena, acuden a refugiarse en mis hombros, sabedoras de que los días de tormenta y encierro como este, mis oídos siempre están abiertos para escuchar las historias que traen de los mundos de fuera, de los reales, los inventados y los otros, de todos los mundos.

https://antoniolopezvallejo.wordpress.com/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s