SATA LEVESQUE

Muy de vez en cuando consigo fumarme el cigarro perfecto.

De un olor blanquecino, igual que nácar perfumado. Su sabor es el más neutro.  Como si a cada bocanada aspirara una nube. Incluso el minuto que rodea la ocasión se me antoja completo, pletórico. Aspiro, inspiro y espiro con el equilibrio de quien roza la calma más pura unos segundos. Curvo los labios y el humo forma la “O” de “Oh, me importa una mierda”. Las tristezas resisten en la retaguardia, inmóviles, como cenizas requemadas y todo es pleno.

 Porque es mi momento.

Mi instante de no sentirme mal por lo que no sale bien. Un periquete en que el tiempo no se detiene pero avanza al ritmo correcto. No es más venenoso que la contaminación del coche que va muy deprisa y tiene un accidente. O que la nociva polución del tipo ladrando su mal humo(r) con quien no tiene razón.

Casi parece un cigarrillo sano.

No te rías. Estás echando a perder mi cigarro perfecto. ©

Un comentario sobre “El cigarro perfecto

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s