VíCTOR SOLÁ

10… 9… 8… 7… 6… 5… 4… 3… 2… 1…

Despegando cápsula…

Todo en orden…

Sistemas en funcionamiento correcto…

Cápsula en estado perfecto…

Temperatura, oxígeno y humedad en niveles óptimos…

Visibilidad al 100%…

Un lanzamiento perfecto, éxito sueñonauta…

 “Gracias base espacial, vamos de regreso a casa, esperemos que todo siga en orden o mejorado. Nos escuchamos en unos meses.”

Así comenzaba el lanzamiento de mi cápsula espacial.

Después de viajar por esta galaxia me tocaba regresar a casa.

En lugar de salir, me tocaba entrar.

La capa que debía cruzar es tan densa que hay que lanzarnos como si fuéramos a salir del planeta.

Es todo una misión, pero ahí estaba yo, haciéndolo sin miedos.

Ya no existen los miedos en este pecho.

Ahí vamos.

Ya se veía, la cápsula temblaba, los controles cobraban vida, en cierto punto perdía el control de ellos.

El calor externo aumentaba, la fricción era increíble, era como en las películas.

Trataba de mirar por la ventanilla, pero temblaba tanto que no podía mantenerme derecho.

Fue por unos minutos y de momento…

Paz.

Ya había atravesado la capa protectora.

Ya veía mi campo de aterrizaje.

Tantos sueños, tantas maravillas descubiertas, conversaciones con constelaciones y con planetas, se resumían a esto, a regresar.

Estaba completamente marcado, era imposible fallar.

Alineaba la cápsula y comenzó la comunicación nuevamente.

Cápsula MPDS07, bienvenido a casa…

Todos los sistemas en orden…

Vamos a dirigirlo a la plataforma de aterrizaje…

Necesitamos 20° de inclinación hacia el este, reduzca velocidad en 23% y mantenga reductores encendidos…

Trate de mantenerse derecho…

Comience cuenta regresiva para activar amortiguadores de aterrizaje…

Recuerde, tan pronto active amortiguadores, active sistemas de freno…

Escuchaba las instrucciones, hacía todo lo que me ordenaban.

10, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2, 1…

Amortiguadores activados.

3, 2, 1…

Frenos activados.

Finalmente, escuché lo que más ansiosamente quería escuchar…

“Bienvenido a casa, excelente almohadizaje.”

Abrí los ojos lentamente y ahí estaba,

de vuelta a mi almohada.

http://victorsolaopenspace.home.blog

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s