ISA HDEZ

Preparaba la velada llena de sorpresas para que sus amigas disfrutaran. Solo invitó a las más íntimas por lo que pudiera pasar. Sabía que la diversión estaba asegurada. La mesita de las bebidas estaba surtida. Preparó disfraces y calabazas pintadas de colores y las llenó de sorpresas. Los globos pintados colgaban del techo de la estancia para que fueran explotando a medida que el calor y el jaleo aumentaba de tono, para ello empleó una escalera y desde lo alto se conjeturó como una bruja preparando el hechizo; se las imaginaba dando saltos para llegar al globo; eran de colores y se entretuvo en pintarlos con motivos de la fiesta como calabazas, hechiceras y cráneos. Dispuso la música adecuada para la noche especial. Cuando llegaron sus amigas, la jalearon y la elevaron por los aires impregnadas de alegría, y comenzó la fiesta, explotando algunos globos con los saltos del inicio. Retumbaba la música, y con la luz pálida de la sala se entrelazaban como si parecieran verdaderos fantasmas bailando. Entre las voces y el tintineo del cristal de las copas estallaban las paredes frágiles, y se movían los dibujos de esqueletos y calaveras lañadas con que estaban decoradas. No oyeron los golpes que propinaban los vecinos en la puerta de la casa que amenazaban con llamar a la seguridad. ©

Un comentario sobre “La noche de Halloween

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s