PENÉLOPE

Todo fue a raíz de un día estando en el restaurante del campo de golf donde mi ex marido era socio. Iba a jugar tres veces por  semana, y en una ocasión que él estaba jugando, yo estaba leyendo sentada en la terraza de la cafetería , cerré los ojos y se me cayo el libro.

Rápidamente apareció un chico joven de unos 20 años menos que yo, recogió el libro y con una sonrisa agradable me ayudo a recoger los papeles que tenía dentro del libro. Le di las gracias y me dijo que si necesitaba algo que acudiera a él.

Y cosas del destino o infierno, al ir a las taquillas para ducharme y cambiarme de ropa, mi llave no abría la taquilla, y tuve que acudir a recepción para decir que mi llave no funcionaba y apareció el sonrisas. Me acompaño al vestuario de mujeres y intento abrir mi taquilla sin conseguirlo, así que fue a buscar herramientas y al final consiguió abrirla. A lo que cogí mi ropa, me disculpe y fui a ducharme, pero entonces el dijo que se quedaría allí para cambiar la cerradura.

Al salir de la ducha iba con una toalla alrededor de mi cuerpo, y al llegar aun estaba aquel chico terminando de cambiar la cerradura, volví a disculparme y me di la vuelta para irme, pero el me agarro de un brazo y la toalla cayo al suelo, y sin tiempo para reaccionar, me empezó a besar en la boca… no era capaz de pensar, y de repente su mano fue a mi pecho y a mi coño, me acariciaba con sus suaves manos y con los dedos rozaba la entrada de mi vagina. 

No pensaba, solo noté como mi vagina empezó a gotear y ya si que no pude mas, entre la falta de follar de meses, ya que mi marido y yo llevábamos una temporada larga sin nada, solo con pajas que me hacía casi a diario. 

Este chico me llevó a la sauna y nos metimos dentro y cerramos por dentro y explote.

Cuando se desnudo vi una polla gigantesca, no se si tenia 25 o 30 o 40 centímetros, era impresionante y encima empalmado. Me tumbó y empezó a chupar mi coño que ya era un mar de flujos, y se puso medio agachado y me metió esa belleza de polla en mi coño, yo deseaba que me follara ya, y así lo hizo, metió un poco su polla en mi vagina y empezó a moverse despacio y me estremecí, y en esa postura mi clítoris rozaba esa polla que sin poder contenerme, me corri, pero no le dejé que sacara esa tremenda polla, y disfrute, y disfrute durante minutos. 

Luego me dio la vuelta y agachada completamente la cabeza y dejando mi culo arriba, volvió a meter su polla en mi coño en esa postura, y no podía dejar de moverme, quería más y el disfrutaba, le oía gemir… se movía despacio pero sin descanso metiendo y sacando su polla de dentro de mí y habían momentos que notaba su polla en lo más profundo de mi coño. 

Ufff estaba en una nube, no quería que aquel momento acabara y de pronto el dijo si se corria dentro o fuera y le dije que lo hiciera dentro, que necesitaba sentir ese líquido caliente dentro de mí y se corrio con espasmos. Fue tremendo.

Luego cuando saco su polla de mi vagina, le chupe la polla con ansia, como adorando esa maravilla que tanto placer me había dado.

Repetimos los encuentros durante casi un año, todas las semanas dos veces y así hasta que nos pillaron y llegó a oídos de mi marido. Y se acabo.

Durante mucho tiempo tuve obsesión por las pollas grandes, y si eran descomunales aun mejor.

Womanpenelope.wordpress.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s