ANA MARÍA OTERO

Me quiero marchar,

pero no puedo avanzar.

Doy vueltas en círculo,

volviendo una y otra vez

a ese lugar que pretendo dejar atrás.

¿Por qué no puedo salir?

¿Qué es lo que me obliga a seguir?

Estoy atrapado.

Estoy condenado.

Dando una vuelta tras otra

sin variar la trayectoria.

Una sanción que tal vez merezco.

Maldita prisión que ilógicamentehttps://c0.pubmine.com/sf/0.0.3/html/safeframe.htmlREPORT THIS ADhttps://c0.pubmine.com/sf/0.0.3/html/safeframe.htmlREPORT THIS AD

soy yo el que regento.

http://anamariaotero.comA

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s