SADILUAN


Corría el año 92, si aquél año que aún se recuerda como uno de los grandes años en España.
En parte porque se inauguró la exposición Universal de Sevilla, la cumbre Iberoamericana de
Madrid, la conferencia de Paz para Oriente medio y entre otros los JJOO de Barcelona.
Yo nací aquel año, año en que tu terminabas de estudiar medicina en Pamplona, una de las
universidades más antiguas. Ni tú te imaginabas por aquél entonces, ni yo tampoco que con una
diferencia de 24 años, algún día, 26 años después dos caminos se cruzarían.
Mi infancia se vio marcada por una figura materna (mi abuela), no porque no tuviese padres sino más bien porque era ella quién cuidaba de mi. Fue de ella de quién aprendí, que las cosas materiales van y vienen, que cada persona que se cruza en tu camino es porque tiene algo que enseñar y sobretodo el gran valor de dar para poder recibir.
Seguí creciendo, con mis más y mis menos, pero sin ese gran apoyo familiar. Ella ya no estaba.
Poco a poco me vi obligada a crecer, de primaria pase a secundaria y de secundaria a Bachillerato pero nunca, no me imaginaba como seguiría mi vida con el transcurso del tiempo, a cuantas personas más conocería, con cuantas más tendría contacto, quien sería pasajero….
Pasé mi último verano, uno de los más importantes, no porque acababa una etapa importante sino más bien porque empezaba otra, empecé la universidad, pero he de ser sincera, empecé a estudiar enfermería sin realmente saber si mi vocación podría ser esa.
A partir de ese momento, recordé algo muy importante marcado por mi infancia y mi abuela, dar
para poder recibir, dejar a un lado tus propios intereses para poder cuidar a otros, eso nunca podía fallar, ¿NO?.
Por aquel entonces, yo empezaba a estudiar esta profesión, a formarme y tu deberías estar ya
trabajando. Aún no llegaba, aun no era hora de conocerse, quizás años más tarde. No sabia aún, que mi vida iba a estar marcada por otra ciudad, por otra gente.
Los años de universidad pasaron relativamente rápido (4 años ), por aquel entonces tenía una pareja que pensaba que sería mi pareja para toda la vida, así que una vez terminada mi etapa de
universidad, no me costó mucho encontrar trabajo.
Una semana después de realizar mi último proyecto de investigación, me vi colocada en un nuevo trabajo, alguien a mi lado que era mi mundo y pensaba dentro de mi, que bien, no se porque la gente se queja de la vida, si es maravillosa. Unos años de éxito, una carrera finalizada, un trabajo que aunque fuera una residencia me permitía ir tirando y una pareja a mi lado que quería o eso pensaba yo.
Poco a poco vi como esa burbuja, esa estabilidad me iba apagando, pero no podía ser, si lo tenía
todo. Lo tenía todo y no acababa de ser feliz. Durante el transcurso del siguiente año, las cosas
empezaron a empeorar.
Año 2015, vino marcado por una gran crisis económica, yo seguía trabajando, todo lo que
inicialmente parecía bonito, se iba esfumando, las empresas dejaron de pagar a sus trabajadores, así que me vi obligada a abandonar mi trabajo inicial e iniciar la búsqueda de otro, mientras estaba con trámites burocráticos. Ahora si, empezaba a entender que la vida te da una de cal y otra de arena. 1 mes más tarde , la vida volvía a sonreír, otro trabajo, tampoco era lo que más ansiaba, no era el trabajo de mis sueños pero era algo que me permitía vivir. Trabajaba en otra residencia de noches, mi pareja trabajaba en el hospital de noches también, había muy poco tiempo para vernos y además algo muy muy importante era que los dos vivíamos en casa de nuestros padres, así que la privacidad era nula.
Aun tardaría un par de años, nuestros caminos empezaban a juntarse pero aún estaban lo bastante, de echo se podría decir que se empezaban a juntar pero también estaba el riesgo de que todo lo juntado en cualquier momento se podía desmontar ( cuál castillo de naipes).
Empecé a pensar, si mi pareja y yo los dos teníamos un trabajo nocturno, por el día intentábamos
descansar además que cada uno teníamos mil cosas a vez, porque no intentábamos alquilar o al
menos probar una convivencia. Tras varias semanas rondándome esta idea por la cabeza, dije esta vez si, y allí me fui con las esperanzas, la ilusión, esa emoción que caracteriza a uno dar ese paso después de 2 años.
Tenía la esperanza de recibir un ”SI” , pero de nuevo como un jarro de agua fría en pleno mes de
noviembre la contestación fue ”No es el momento”.
Seguía sin ser feliz, no entendía porque, aunque hubiese tenido una negativa, tenía todo lo demás que era importante, una estabilidad, un nuevo trabajo, aun así, eran sentimientos contradictorios.
Por una parte me encontraba mejor posicionada que otros de mi promoción, pero por otra parte me encontraba en una tesitura de estar estancada. Era como una flor plantada en una maceta, si, sabía que el sol salía, el mundo giraba pero yo no giraba con él.
De repente en mi cabeza sonó Barcelona, ¿Barcelona?. Si, como leéis, llegué a mi casa y les dije a
mis padres, mi vida no esta aquí, está en Barcelona.
Aún recuerdo ese día, las caras de mis padres , pero más recuerdo el día que recibí una llamada de Badalona para irme a trabajar allí. Es aquí cuando recibo una segunda negativa, pero esta vez por parte de mis seres más queridos. Su contestación fue: ¿Badalona?, aquí ya tienes una estabilidad, ¿para que te vas a ir?, y entonces ¿ tu pareja?.
3 días más tarde, hablé con mi pareja para comentarle todo lo ocurrido, y saber que pensaba, es ahí cuando me di cuenta, después de tres negativas, de tres jarrones de agua fría en pleno mes de enero que hiciera lo que hiciera nunca iba a recibir el suficiente apoyo por parte de mis seres queridos.
Seguí, seguí trabajando en esta residencia, seguí con un turno nocturno, seguí siendo esta flor
plantada en una maceta, aquella que un día le cortaron sus alas. Antes hablaba de unos caminos que poco a poco se iban a juntar, pero igual que se juntan se vuelven a separar.
1 año y 6 meses después, se me presentó una oportunidad, un contrato indefinido en la empresa
donde trabajaba, esto simbolizó una alegría para todos los que me rodeaban, era señal de tener aun más estabilidad pero dentro de mi seguía siendo un gran problema. ¿Porqué no me alegraba?
¿Porqué lloraba cada vez que pensaba en aceptar ese contrato?. Mis esperanzas de irme a otra
ciudad, de ver mundo se volvían a truncar. Volví a entender que la vida, me volvía a dar una de cal y otra de arena, que lo que era felicidad para los de mi alrededor para mi simbolizaba tristeza, yo era esa planta en maceta esperando al sol para hacer la fotosíntesis, quieta, sin moverme y esperar a que la vida pasara así, hasta tener la suficiente edad de poder jubilarme. Metida en una residencia, cuidando ancianos hasta un punto en que la anciana sería yo. Abandoné esos pensamientos y decidí renunciar.
Acabé el contrato actual de trabajo y hablé con mi pareja,le dije que mi vida no estaba aquí, mi vida no estaba en Valencia y que me quería ir un tiempo a Barcelona a probar suerte. Otra vez, el mismo jarro de agua fría, otra negativa, otro desespero, otra vez seguía sin tener su apoyo. En la misma
estación del tren, yo apunto de subir para desplazarme a mi centro laboral, allí mismo me quité una de las mochilas, me quité un peso de encima. Se acabó, estos caminos se separan aquí. subí al tren y me fui.
Acabé mi contrato laboral, y en 1 mes, recibí otra llamada. Otra oportunidad, no era Valencia,
tampoco Barcelona, pero era una una oportunidad en un valle llamado el Valle de Aran. Sin
pensarlo, dije que si, no me pare a pensar en como poda afectar a terceras personas, necesitaba
cambiar de aires y ya no podía quedarme en Valencia. Como pude hice maletas , recuerdo que tenía una entrada de un festival, la regalé a alguien que lo necesitó más en ese momento, total yo me iba a probar suerte
No era Barcelona, pero dos caminos que inicialmente se iban juntando para separarse después
volvían a acercarse pero no sería hasta 4/5 meses después que nos daríamos cuenta.
https://elvalledeansa.blog/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s