MOISÉS ESTÉVEZ

No podía dejar de llorar. No podía apartarlo de la mente. No podía
olvidar su rostro, un rostro que reflejaba una melancolía brutal, amargo
espejismo de un alma atormentada y castigada por las inclemencias de un
amor despiadado antes que frustrado, un amor por el que lo dio todo y que no
pudo ser. No podía recordar, en qué momento dejó de amarlo. No podía evitar,
estar sumido en aquel lúgubre pozo sentimental a pesar de que fue suya la
elección. No podía esquivar, un dolor palpable y permanente que golpeaba
duro al ritmo de los latidos de su corazón. No podía dejar de llorar…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s