SARA LEVESQUE

Siempre me sacas los colores más cálidos en mi tapiz pálido, la piel tan caliente que la siente toda la gente, bien cachondo el Corazón latiendo sobre tu colchón, dilatadas las pupilas cuando por su mirada oscilas, me enrojeces las mejillas si me espías a hurtadillas, encharcas mi otoño hambriento de tu madroño…

Desde el alba hasta tu horizonte, el calor nunca quema si pasea por tu frondoso monte. ©

Un comentario sobre “Calor

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s