MOISÉS ESTÉVEZ

Que mala suerte, pensó Álex. Tuvo que ser hoy, tenía que tocarle a él,
especialmente sensibilizado con lo que a diario estaba ocurriendo…

  • Bomberos dígame. ¿En qué puedo ayudarle? –
  • Le llamo de los juzgados. Mi nombre es Antonio Reinosa, secretario
    judicial de guardia. Han de personarse en una vivienda que ha sido motivo de
    desahucio y cuyo propietario se ha encadenado a la puerta. Tienen que ir a
    cortar las cadena para así proceder con la orden. Le envío el documento si
    quiere por correo electrónico. En él va también la dirección. –
  • ¡Maldita sea! – Farfulló el oficial de guardia cuando el responsable de
    las telecomunicaciones le transmitió los datos de la llamada. Aquel echaba
    espuma por la boca, quejándose y argumentando de que ese tipo de trabajos
    no les correspondía. No se trataba de ningún hecho emergente, todo lo
    contrario, agravarían más la situación con su presencia. – Ya podían llevar ellos
    las herramientas pertinentes para ejecutar la puta orden. Bastaría con una
    simple cizalla. –
    Álex seguía pensando en que prefería no estar de guardia ese día. Tener
    que enfrentarse a ese tipo de desdichas tan personales, tan inhumanas y
    desoladoras, le desgarraba el corazón.
    La pérdida de un hogar, toda una familia en la calle, sin un techo bajo el
    que cobijarse del duro invierno que se avecinaba.
    Aquel era un sector de la población víctimas de un sistema que poco a
    poco los estaba aplastando. Personas desfavorecidas que tan siquiera a veces
    tenía que comer. Un sistema implantado por lo que más tienen, los mismos que
    estaban saqueando el país, sin pudor y sin escrúpulos. Un sistema construido
    sobre leyes favorecedoras de políticos corruptos y mangantes de guante
    blanco. Políticos que estaban llenándose los bolsillos a la vez que sometían a
    los más débiles a golpe de decreto.
    Prevaricadores, viles personas, gente que derramaba maldad por donde
    fueran, individuos sin corazón, chandalas sin alma…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s