De vientre cobarde,

Callado y sumiso,

Perpetuando el dolor,

Ajeno a la injusticia.

Hombre que ignora el llanto,

Inmutablemente tranquilo,

Que tapa su boca,

Que cierra sus ojos.

La vio dormirse estremecida,

Aún así no ha sentido nada,

Vientre miserable

Qué te ha engendrando.

Podrás negarte a ver

Lo tan claro ante tus ojos,

Pero no podrás ocultarte

El día que su coraje la aparte.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s