MOISÉS ESTÉVEZ

  • ¿Te apetece cenar algo? –
  • ¿Me estás pidiendo una cita? –
    Mark se sonrojó, David se percató, y decidió echarle un cable diciéndole
    que estaría encantado.
    Ahora era David el que empezaba a sonrojarse. – Termino con la
    autopsia que tengo entre manos y salimos pitando, necesito una copa. –
  • Estupendo, te espero fuera. –
    Juliette era un pequeño restaurante de Brooklyn, con un ambiente cálido
    e íntimo, y maravillosas vistas.
  • A las siete, si para dos. Gracias. – Mark colgó el teléfono tras confirmar
    la reserva y empezó a sentir mariposas en el estómago…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s