ESRUZA

Hace unos días recibí un obsequio: una botella de vino con un pequeño ramito de azaleas, éstas venían en una pequeña cajita transparente; curiosamente metidas en una especie de jeringa con agua, para que no se secaran. La tarjeta era de una florería de México.

No tenía remitente, llamé a la florería y me dijeron que tenían instrucciones de no decirlo, no insistí.  Por un momento, pensé en alguien, pero el pensamiento huyó rápidamente de mí, esa persona ni es detallista ni es dadivosa. La interrogante sigue en el aire, pero me preguntaba ¿cómo supieron mi dirección?

Las azaleas se secaron ya, y me tomé una copa de vino brindando por quien hizo el envío.

Bueno, ayer me llamó mi primo consentido, diciéndome que leyó mi publicación y quería saber si me había gustado el vino. Ja!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s