CAROL SOLÍS

Cierro los ojos,

esperando ver tu presencia clara

que acompaña mi ser,

esperando oír tu voz y ver así tu luz

que me abraza siempre con amor.

Cierro los ojos,

afinando mis sentidos,

teniendo la certeza de tu presencia,

sabiendo que ahí en la nada estás vos,

aunque mis ojos no te vean.

Respiro profundo,

mientras mantengo mis ojos cerrados,

como si al yo quererlo

pudiera sentir tu aroma,

ese que vehemente me trae el viento.

 Como si al yo proponérmelo

pudiera descubrir el velo que cubre tu cuerpo.

Respiro profundo, quedándome quieta,

 como si en esa quietud tú me hablaras,

como si en esa quietud yo pudiera unir mi alma

a tu espíritu maravilloso de luz.

Percibo el silencio,

afino el oído y escucho el murmullo,

y me viene tu aroma tan claro,

tan dulce que me embriago en tu luz

que despierta a mi alma y me abraza con calma.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s