MOISÉS ESTÉVEZ

Un asesino implacable, meticuloso, concienzudo, limpio e insaciable.
Consciente de lo que era, no podía evitar serlo, un psociópata elevado a la
máxima potencia matemática, que había perfeccionado su método hasta límites
insospechados a lo largo de los años.
Al principio, la necesidad de matar no era muy acuciante, pero cuantas
más víctimas caían en su siniestra red mental, menor era el tiempo que
transcurría entre un crimen y otro.
Y es que la sensación placentera que experimentaba una vez
consumado tan sangriento acto, era inigualable, una rebosante emoción difícil
de comparar con cualquier otro tipo de suceso vivido en su día a día rutinario.
Sabía que tarde o temprano lo descubrirían, pero no podía dejar de
hacerlo, era superior a sus fuerzas, por lo que tenía claro que no pararía, y
además, había algo que jugaba a su favor, estaba convencido sin ningún tipo
de dudas, que lo que estaba haciendo era una ‘limpieza selectiva’. Sin
escrúpulos y sin remordimientos, dormía cada noche como un bebé, con la
conciencia muy tranquila.
Xenófobos, pederastas, políticos corruptos, maltratadores, violadores,
extorsionadores… eran los que pasaban a mejor vida si se cruzaban en su
camino.

  • ¿Qué lees Vinc? –
  • Ah! Hola María, qué tal. Pues es una especie de relato que he
    encontrado aquí en la mesa al llegar. –
    Vincent dobló ‘el manuscrito’ y lo guardó entre las páginas de su novela,
    a la vez que ella tomaba asiento.
  • ¿llevas mucho rato esperando? –
  • No que va. –
  • ¿Pedimos un par de cafés?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s