SAA LEVESQUE

El otoño es como sacarle una foto perpetua en color sepia a tu Corazón magenta. La época en que todas las dudas se desorientan. En otoño me siento como la única hoja que no cae del árbol con una sacudida violenta. Esa que a su rama de salvación se sustenta.

Tú eres igual que la ventisca furiosa de una tormenta. Cuando se te meten los vaivenes entre ceja y ceja, arrasas con todo lo que te encuentras para cumplir aquello que a tu Alma alimenta, sin importarte que la única hoja que te ha querido sin que se arrepienta esté dispuesta a poner su hogar en venta con tal de danzar a tu ritmo bien contenta.

Te llevo esperando desde que vine al mundo en los años ochenta, para bailar contigo porque de tu cercanía estoy sedienta. No somos iguales y eso es lo que más me renta. Yo soy una hoja que sueña en las alturas con hacer el Amor contigo sobre el césped color absenta. Tú eres un soplo en mi Corazón, incorpórea y, al mismo tiempo, corpulenta, que flotas demasiado a tu aire y me utilizas a tu antojo como si fuera una vulgar herramienta.

A veces me pregunto, sobre todo cuando te ausentas, por qué eres el aire que respiro y el que más me complementa, si con tus idas y venidas más flatulentas me dejas lamentándome envuelta en una presencia harapienta. ©

Un comentario sobre “A tu aire

Responder a remandoaguas Cancelar respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s