ROSA BURGADA

Yo soy vaga por naturaleza. Soy de las que se quedan veinte minutos más en la cama cuando se han despertado. Y de las dicen:

-Cinco minutos más.  Y se quedan dos horas. Pero si te pones a pensar, no soy tan rara 

  Un día estaba tumbada en el sofá y de repente llamaron al teléfono.

-C…., el teléfono! -pensé.

Tenía que levantarme, pero no quería. Espere diez segunditos, porque si no era nada importante colgaría. Pero no, el teléfono seguía sonando a los diez, y a los veinte, y a los treinta…

– tienes que levantarte-me dije.

Y me levanté. Si, sí, me levante.

– ¿Diga?

-Buenas tardes, soy Marisa, le llamo de Telefónica. ¿Se encuentra en casa la señora X?

-No, me encuentro cansaa’,

Y colgué. Eso sí, me llevé el teléfono a mi campamento en el sofá.

Y de repente suena el timbre

“Din-Don”

– ¡la puerta! ¡Pues que le den por saco, yo no le abro que el interfono no me lo puedo traer al sofá!

Pero si te pones a pensar, no soy tan rara. Cada vez hay más gente vaga. Es más, creo que todos nacemos vagos. Por eso las empresas se ven obligadas a hacer productos para vagos. Por ejemplo, el mando de la puerta del garaje. ¿Quién tiene ganas de salir del coche, abrir la puerta y volver al coche? Nadie.

 Otro síntoma de vaguería viene a la hora de vestirse y desvestirse. Los vagos nos quitamos los zapatos sin desabrochar, e intentamos ponernos los pantalones con zapatillas, que cuesta el doble de tiempo, pero es más cómodo

Y cuando estás tumbado en el sofá y quieres cambiar de canal. Da mucha pereza levantarse, ¿no? Entonces coges el mando a distancia: un gran invento. Si el mando a distancia no existiera, los vagos nos habríamos visto en la necesidad de inventar la escoba a distancia. Sí, sí. Todo el mundo lo hemos hecho alguna vez: Coges la escoba, y con mucho cuidado cambias de canal dándole a los botoncitos que tiene la tele. Pero, claro, estás viendo la tele y te das cuenta de que te falta algo: la cerveza y las patatillas fritas. Para que eso no pase, yo lo que hago es montarme un campamento en el sofá del salón. Me llevo la cerveza, las patatillas, y la escoba por si se acaban las pilas.  Y aquí os   dejo porque estoy muy cansada y me voy al sofá Besitos y ósculos    

COJONUDA.WORDPRESS.COM

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s