ISA HDEZ

—Hola Mauro, ¿cómo estás?

—Hola Carla, ¿bien y tú?

—Me alegra verte, pero he venido a la cita por cortesía.

—A mí también me alegra verte, gracias por venir.

—Se breve, por favor.

—Quiero explicarte.

—Sobran las explicaciones, ve al grano.

—Necesitaba aclarar mis ideas, Carla.

—Yo siempre las he tenido claras, pero ahora más.

—Sí, ¿porqué, ahora?

—Porque ya no necesito que me aclares tus dudas.

—Pero quiero aclarártelas. Después eliges.

—Ya estás tardando y me exaspera.

—Pues relájate, por favor.

—Te ruego que hables ya y digas lo que tengas que decir.

—Aquel día me dieron el diagnóstico y se me apagó la luz.

—¿Qué hablas?

—Pues eso, no quise implicarte, eras muy joven, alegre, bella, y no soportaba tu pena.

—Pero ¿qué me tratas de decir?

—¿Aún no lo ves?

—Qué tiene que ver con olvidarte de mí, desaparecer y no contestar a mis llamadas.

—Leucemia. Me veía en otra dimensión. No tenía derecho a que sufrieras por mí culpa.

—Estoy desolada, crispada, no entiendo nada. ¿No crees que sufrí con tu ausencia?

—Puede, pero menos que si me ves en el proceso.

—Y, ¡Dios mío!, ¿por qué?, ¿ya estás recuperado?

—Por ahora sí. Mejor. ¡Tranquila!

—¡Esto es cruel! Te hubiera ayudado, Mauro.

—¿Ves?, sécate las lágrimas. Ayúdame ahora.

—¿No me creías preparada? Me ofenden tus dudas.

— Ahora sí, Carla.

—Jamás me hagas esto, no vuelvas a desaparecer, ¡me rompes!

—¡Lo siento! Ya no tengo dudas.

—Gracias. Siempre estaré a tu lado. ©

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s