ROSA BURGADA

El último viaje, llega sin avisarnos, sin prepararnos, sin decidirlo.

Y a veces, no nos permite ni despedirnos, y nos vamos sin un adiós sin un abrazo, sin un te amo, sin un perdóname. 

 Ver morir a tanta gente a mi alrededor, me ha hecho reflexionar sobre este tema y al observar mi vida, puedo ver que es sólo un eco lejano, que se ha ido gastando y sólo es muy poco lo que me queda.

Si, el tren de regreso, te recoge sin avisarte.

No le importa si estás dormido, si estás despierto, si estás desnudo   o estás vestido, si estás o no estás listo, sólo llega…y con él, te lleva    

Mientras vivimos, realizamos tantos viajes y hacemos tantos planes, pero nunca pensamos en ése… el que llega cuando menos lo esperamos y como un ladrón nos transporta a otro plano… como un rapto, que deja una estela de dolor y llanto, es inexplicable y lleno de asombro, cuesta creerlo porque parece una mentira, y es una lucha para los que se quedan poder aceptarlo, porque duele, duele mucho…

 tanto que hasta vivir se hace difícil.

Nunca pensamos que en cualquier instante podemos perder la vida y la desperdiciamos corriendo tras muchas cosas, acumulando bienes y apegándonos a todo, cuando sabemos que nada nos llevaremos.

A veces, salimos de casa dando un portazo sin pensar que quizás, ese sea nuestro último adiós y será el último recuerdo que dejaremos 

 Pero así, es como vivimos… “Inconscientes”.  Y me doy cuenta cuánto tiempo he perdido, postergando cosas que quiero hacer, esperando el mejor momento… pero ¿cuál es el mejor momento?  me pregunto y descubro que éste, es el mejor momento, el único que existe y el único en que puedo ser y actuar.

Decido, que, a partir de hoy, quiero vivir mi presente y dejar de postergar las osas, porque este momento es el único seguro y lo viviré como si fuera el último.

Para comenzar, hoy quiero agradecer por tantas cosas y quiero dar las gracias, a todas las personas que forman parte de mi historia; han sido como especies alimenticias que le han dado sabor a mi vida, sin la presencia de vosotros-as ésta sería insípida y vacía y quiero que os deis cuenta de la importancia y el valor que tienen…TODOS LOS DIAS

Quiero agradecer a todos-as por todo lo vivido, por lo aprendido, por mis fallos y sobre todo por lo que he amado, porque amar, es lo único que me ha llenado, ya que, para amar, fuimos creados.

Quiero saldar cuentas con la vida, quiero perdonar y pedir perdón por mis errores, soltar y dejar ir mis amarras y así, como Amado Nervo, poder decir:

 “Vida, nada te debo, vida estamos en paz”.

Entonces estaré lista para tomar ese último viaje, sin miedo, sin culpa, tranquila.  Pero hasta que llegue ese día voy a amar plenamente, disfrutar, reír y vivir como si fuera el ultimo día y el tren de la vida me estuviera esperando en el andén, pero tranquilos que no pienso coger ese tren por el momento, tengo que dar mucha guerra … os quiero                 

COJONUDA.WORDPRESS.COM

3 comentarios sobre “El último viaje

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s