PENÉLOPE

Relatos eróticos basados en hechos reales 

Llegué a casa después del trabajo y comprar unas cosas en el supermercado que necesitaba, estaba cansada y fui directa al baño. Philip se encontraba en el salón leyendo el periódico.

Guarde la compra en el frigorífico y por el camino fui quitándome la ropa, abrí el grifo de la ducha, dejando correr el agua. Me lavé con agua tibia y jabón neutro perfumado, que me encanta el olor de flores blancas.

Después fui al dormitorio envuelta en una toalla y me puse una camiseta corta dejando ver mis nalgas y coño, estaba con ganas de guerra y me dirigí a la cocina para preparar unos aperitivos y dos copas de vino tinto para los dos.

Llevé todo al salón y le ofrecí una copa a Philip, le miré con deseo y le dije que estaba caliente, que estaba cachonda y que teníamos que jugar, él me miró con una sonrisa y me dijo que bien.

Tomamos los aperitivos sentados en el sofá, uno frente al otro, cuando acabamos de comer, retire todo y preparé café, me senté de nuevo. Empecé abrir las piernas para que viera mi coño abierto y le provocaba tocándome los labios, noté como me iba mojando y metí un dedo y después el otro.

Philip me miraba atento, yo continuaba metiendo y sacando los dedos de mi vagina, él miraba como mis dedos salían de mi coño mojados y me los llevé a la boca, los chupaba con la lengua mirándole profundamente. Mis pezones puntiagudos empujaban la camiseta.

Cuando me di cuenta, la polla de Philip estaba erecta, saliendo de la abertura del pantalón del pijama, notaba palpitaciones en el coño y como el calor me invadía, tenía el coño caliente y necesitaba calmar el quemazón .

Le cogí de la mano y le llevé al dormitorio, le tumbé en la cama y sin quitarle la ropa, bajé a su entrepierna, por la abertura del pantalón su polla asomaba dura, me la metí en la boca y chupe su polla como si fuera la primera vez.

Recorrí con mi lengua desde los testiculos hasta la punta, entreteniéndome en ella, chupando como si fuera un Chupa Chups, noté unas gotitas de su líquido en mi boca, las escupí sobre su polla y noté como Philip se puso aún más cachondo.

Después me levanté y me agaché apoyándome en la cama, bajando la cabeza, me abrí de piernas y empecé a tocarme el coño pidiéndole que me metiera la polla.

Philip se levantó, agarrándome las caderas con sus manos y empujándome hacia el, cogí su polla y me la metí, agachándome más, así entraba en mi vagina mucho mejor y notaba su excitación dentro de mi, su líquido y el mío se mezclaban, la suavidad de su polla me inundaba de placer.

Jugamos un rato así y luego me puse de rodillas y él tumbado, puse mi culo y el coño en su cara, mirando su polla, para que me chupara, lo necesitaba, ansiaba notar el dulce de su boca. Empezó a lamerme y me estremecí.

Entonces me incliné para chuparle la polla, al mismo tiempo con la mano le iba acariciando y le hacía una paja, estaba a punto, me iba a correr. Su lengua era rápida y me incitaba a chupar más deprisa su miembro. Los gemidos eran silenciosos.

Philip abrió las piernas y se inclinó cogiéndome hacia el, metiendo su lengua dentro de mí, y no resistí, grité, y el explotó en mi boca y yo a los pocos segundos mientras seguía comiendo su semen.

Fue fantástico, quedé tumbada sobre él durante unos minutos, con mi cara pegada a su polla. Cuando recuperé las fuerzas, pase al baño, y me aseé. Invitando a Philip a seguirme y tomar un vino juntos en el salón.

penelope.estudios@hotmail.com

womanpenelope.wordpress.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s