ROSA BURGADA

España está gravemente herida por el estado de alarma y el feroz confinamiento a los que se ha sometido por largo tiempo, mucho más del necesario y a un coste terrible. La factura a pagar es brutal en vidas y en impuesto, el sufrimiento de hoy es sacrificio de mañana. España depende demasiado del turismo; pero es el modelo económico que arrastra desde el franquismo, cuando se optó por un modelo de sol y playa, de bajo valor añadido y a un precio medioambiental demoledor para su litoral. Y aún seguimos en eso, en lugar de haber elegido el talento, la educación, la industria y la investigación. Ningún gobierno posterior ha enderezado aquel desastre de la dictadura,

Con la necesidad imperiosa de recuperar el turismo, la llegada a Mallorca de un contingente de turistas alemanes, unos 400, ha tenido una estampa parecida a la de la película “Bienvenido, Míster Marshall”, la historia de un pueblo (en realidad cualquier pueblo español subdesarrollado) que engalana su pueblo para recibir a una misión diplomática norteamericana con la esperanza de conseguir una importante ayuda económica. Aquello fue en los años 50. Y lo de la misión alemana es, 70 años después, y en las islas baleares, en 2020.

Recibir con aplausos en el aeropuerto tenía todas las trazas de la recepción de Pepe Isbert y Manolo Morán a la delegación yanqui. Falto ayer el discurso retórico más genial del cine: No hubo alcalde ni discurso, pero sí unos ciudadanos batiendo palmas que daban, la verdad, un espectáculo bastante penoso.

Dignidad, España. Honor, por favor.  Un país turístico no es un país servil, de camareros que doblan la espalda, se sienten inferiores y extienden la mano esperando una propina. Eso nunca. Hagan sus apuestas de marketing, presenten sus mejores ofertas, sean competitivos en precios y calidad, con el mayor valor añadido posible y ese esfuerzo les dará resultados. Atraigan también al turista local y hagan el favor de no bajarse los pantalones ante nadie.

Se dice que alguien en el Bundestag planteó la posibilidad de que Mallorca fuera incorporada como una ciudad alemana más. En realidad, fue una campaña publicitaria de EasyJet.

El turismo se parece al alquiler de una casa, una cesión temporal de una propiedad a cambio de un precio, con derechos y obligaciones. El buen turista respeta el lugar que le acoge y admira y disfruta sin necesidad de sentirse superior sin coger cogorzas ni haciendo balconing- y comportándose como lo haría en su país de origen.

https://cojonuda.wordpress.com/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s