MAGALI DE LA CALLE

Era prohibido tanto deseo,
Era secreto y desesperación,
Los sentidos se perdían,
La adrenalina nos penetraba.
No estaba permitido,
Para nuestros cuerpos ese goce,
No lo estaba, jamás lo estuvo,
Pero amarte era aire, era locura.
Quemaba, quemaba el cuerpo,
Quemaba mi vagina,
Deseando lo más profundo,
Tus dedos recorriendolo.
Nuestros cuerpos en la oscuridad,
Para que el pecado no se vea,
Nuestros cuerpos exquisitos,
Probados, rozados por los labios.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s