ESRUZA

Y la vida seguía transcurriendo, como si nada hubiera ocurrido, como si el pasado se hubiera borrado completamente. Pero no era así, sin pasado no hay presente y mucho menos futuro.

Sin embargo, a pesar de todo, el pasado ahí estaba, sólo que sin presente ni futuro, sólo heridas que seguían doliendo porque no terminaban de cerrar.

Por un lado: tristeza, soledad, decepción, dolor e impotencia; por el otro: incomprensión, comodidad, desamor. Sentirse liberado de sentimientos atosigantes que lo ataban al pasado, un pasado que ya no quería recordar porque era más fácil olvidarlo y seguir en la comodidad y la inconciencia. Pensar “Yo no perdono, pero que siempre me perdonen a mi cuando yo hiero, mis cicatrices, son eso y están completamente cerradas y ya nada me ata al pasado, soy insensible a cualquier recuerdo, los recuerdos no existen para mí. Yo puedo herir, decir o escribir lo que me plazca sin tener que disculparme, ése soy yo, realmente, sin cicatrices”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s