LUIS CASTELLANOS

Una noche escribía un libro, sentado en un banco, en el parque debajo del  único farol  que encendía  frente a los jardines de mí apartamento, había una alerta de cuarentena, aquel cielo con estrellas me hipnotizaron, una noche fresca con distintos aromas a flores, de aquel rocío, su frescura  que  entre ellas caminaba, una brisa susurraba a mis oídos, a tal punto que cerré mis ojos y escuchaba algunas voces en aquellas estrellas,  mi libreta abierta era una historia del universo, la creación del mundo y su humanidad, inspirado escribía. Más allá estaba la luna, me senté junto a ella y hablamos, me dijo: aquella estrella es un mundo que se acaba por culpa de su humanidad, de su ingenuidad, por no cuidar a la vida, era otra estrella  que desde lejos también lloraba y sufría, muchos de ellos no  quiere ver cuánto vale estar vivo, desafiando a la muerte que ahora es su sombra, entre guerras quieren vivir, sin importarles ni a la humanidad ni a las generaciones. Otra  estrella pasa y se detiene al oír hablar de la vida y la muerte y sin titubeos dice: soy quien vigila al universo y ese planeta que está ahí lo tiene todo para vivir; Mi amigo el tiempo le ha mantenido por millones de años con una esperanza “que aprendan a vivir” pero hoy  ya ves  que desafían a la vida y a la muerte, y la muerte está ganando la última batalla, enseguida la muerte que estaba alerta y casando como siempre, se acercó a la charla y les dijo : todo lo que nace debe morir, pero ahora son culpables de hacerlo antes del tiempo que es testigo de las oportunidades, pude a ver llegado de cualquier forma, hoy soy más invisible pero también más implacable y violento ,puedo llegar con dolor o sin él, da  igual, la humanidad no se cuida, pueden ponerme el nombre que quieran, guerras o pandemias. ¡A! Se me olvidó presentarme me llamaron n covid la última estrella por esta vez.  Pero ya no pude despertar, ni terminar de escribir mi libro, ni regresar al parque, había desafiado a la muerte cuando Salí a escribir, violando la cuarentena sin ver la magnitud real que se vivía sobre el mundo, así me hice protagonista de ésta lamentable historia.  

Un comentario sobre “La última estrella

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s