ANA MARÍA OTERO

No, no era verdad,

sólo una mentira más.

¿Para qué asegurar que no lo sabía

y fingir estar sorprendido,

cuando hace ya mucho que,

para bien o para mal,

descubrí cómo funciona la vida?

Necesitamos actuar,

nuestro papel interpretar,

pero sólo unos pocos valientes

nos atrevemos a improvisar.

Una osada temeridad,

que conociendo lo que hay,

es sumamente probable

que sin poder evitarlo,

por haches o por bes,

con zancadillas y ataques,

al final todo acabe mal.

Pero, ¿solamente por ello

vas a dejar de innovar?

¿De intentar encontrar una luz nueva,

cuando sientes que la única que queda,

poco a poco va dejando ya de brillar?

http://anamariaotero.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s