ISA HDEZ

Relataba una y otra vez aquel recuerdo de su infancia donde se veía sentada en el alféizar de la ventana contemplando la montaña por donde se ocultaba el sol cada tarde, y desde su más severa soledad divisaba su universo henchida de ilusiones, utopías y espejismos a realizar en el tiempo, cuando fuera mayor. Los destellos la siguen deslumbrando, y en el ocaso de su vida aún siguen quimeras guardadas en el rincón de sus adentros. Soñaba con un mundo lleno de albor, júbilo y paz y, mientras el sol se despedía, ella enumeraba sus deseos con la convicción de hacerlos realidad, pero la penumbra sobrevino y la sumió en las sombras de la noche, hasta que un nuevo amanecer atisbó un rayo de esperanza que quizá hagan realidad sus fantasías. ©

Un comentario sobre “El destello

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s