ALDANA PÉREZ

Hay un duende en mi imaginación

que se alimenta de ilusiones,

vive en un jardín de flores

y de preguntas sin respuestas.

Canta por las mañanas

y lleva mis días a cuestas.

Mis ojos son su ventana

a la estúpida realidad impuesta.

De mi razón se esconde

ya que con él podría acabar,

pero entre susurros me recuerda

que es un ser completamente real.

Siempre me hace una pregunta

que todavía no he podido contestar:

¿por qué las personas aprenden del dolor

pero no de la felicidad?

Él existe desde que creo

en que siempre hay algo más

y es mi única garantía

de que no me han de derrotar.

Él me salva de Dios, del Diablo

y de la sociedad.

Él me libera de la cárcel

de la inmortalidad.

https://plumys.com/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s