ISA HDEZ

Su vida era un carnaval decía entre risas y lágrimas. Un día emprendió un viaje y partió hacia tierra extraña sin despedirse de nadie. Creía que sus sueños estaban escondidos y que los encontraría lejos de su estancia. Tras mucha andadura por la vida solo encontró una casa de fantasmas que le sumió en la tristeza, desesperación y terror.  Entonces regresó y valoró todo lo que tenía a su alrededor, pero al llegar se encontró que todo lo que había abandonado ya no estaba para su disposición. Anduvo errante buscando el perdón de su conciencia que se resistía a darle el sosiego que requería su alma para encontrar la paz, cobijo y tranquilidad que había despreciado. La oscuridad de su mente le impedía ver la luz del horizonte que le cegaba una y otra vez por todos los caminos que recorría hasta que, al final del tramo tropezó cayendo de bruces dentro del zarzal. La llovizna del alba le despertó delante de su morada. Se sentó a contemplarla, agradeció y lloró. ©

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s