MAGALI DE LA CALLE

LO MIRABA Y ME DELATABA,
ÉL SABÍA QUE ESE BRILLO,
EL DE MIS OJOS,
NO ERA EL HABITUAL.
SABÍA QUE MI SONRISA,
ENTRE TANTA TRISTEZA,
ERA LA SUYA,
LA QUE ÉL ME DABA.
ÉL RECONOCÍA MIS GESTOS,
SI LLORABA ME REGALABA COLORES,
ME HABLABA DEL AMOR,
BUSCABA MIS PENSAMIENTOS.
CREO QUE NOS AMAMOS,
DESESPERADOS POR ESTAR VIVOS,
POR VER EL MUNDO FUERA DEL DOLOR,
FUE LA EXCUSA PARA TANTOS VERSOS.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s