RONNIE CAMACHO BARRÓN

Estoy por marcharme del único mundo que he conocido y realmente no siento nada, pocas veces he probado bocado, pero jamás he saciado mi hambre, la oscuridad de los cielos nunca me permitió ver el sol y aunque ya no hay ruidosas ciudades, nunca he podido conciliar el sueño.

Mi nombre es Elías Salas, soy el capitán del arca espacial A-001 y soy parte de la generación Z, no aquella nacida entre los finales de los noventa y principios del 2000, sino la última que nació después de la guerra “Zombi”.

Todo ocurrió en el 2180, cuando la humanidad estaba al borde de la extinción por la falta de recursos, las guerras y enfermedades sumamente infecciosas que se esparcieron por todo el globo.

En busca de preservar la vida, las mejores mentes del mundo idearon un gen que podía convertir a las personas en seres virtualmente indestructibles, en secreto lo implementaron en las zonas de mayor conflicto y enfermedad, esperando que todas sus simulaciones y experimentos funcionaran en la realidad.

Para suerte del mundo, el gen funcionó o al menos lo hizo en un principio, pronto las personas comenzaron a curarse de las distintas enfermedades, el sueño y el cansancio habían dejado de ser un problema e incluso las más potentes armas no podían hacer ni mella en los cuerpos de los humanos con el gen en su interior.

De a poco la vida volvió a prosperar, las enfermedades habían desaparecido y las guerras ya no tenían sentido si el enemigo no podía morir y justo ese fue el comienzo de los problemas.

Aunque el gen en un principio había logrado su cometido tenía un efecto curioso en aquellos que lo poseían, pues todos presentaban un hambre voraz que solo podía saciarse con la carne de todos aquellos que no contaban con el gen.

Fue así como la guerra Humano-Zombi se apoderó del planeta y aunque los humanos lo intentaron por años, no pudieron frenarnos.

Nosotros la generación Z somos descendientes de aquellos impregnados con el gen, nuestros padres devoraron al mundo y aunque nosotros conservamos el intelecto y la razón, también heredamos su hambre.  

El problema, es que en este mundo muerto solo quedamos nosotros, ya no hay más comida y nuestra única opción es buscarla en otros mundos.

Mi arca espacial está lista para despegar, espero que a donde sea que vayamos, encontremos comida.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s