MOISÉS ESTÉVEZ

De pie, con la mirada fija y perdida a través del gran ventanal por el que
se divisaba parte del downtown neoyorkino, Robert Fox se devanaba los sesos
intentando poner en claro qué podría hacer ante lo que acababan de
confirmarle.
Un detective privado, amigo de un amigo, eficaz y discreto según este,
parco en palabras, abandonó su despacho dejándole un sobre con el material
concerniente al encargo que le pidió que hiciera unos días antes.
Algunas fotografías y un escueto informe. Las imágenes hablaban por sí
solas y no dejaban lugar a dudas…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s