JESÚS FUENTES

En el taxi se peina;

entrelaza su pelo negro, ensortijado.

Me pide tome una parte de él para acomodarlo.

Su vista en el pelo.

Las manos hermosas, tejen.

Toda una artesana.

Una desbordante ternura hacia ella me invade.

Nervioso, emocionado, le ayudo.

Su pelo limpio, brillante, de seda.

Voltea la cara y su mirada se clava en mí, para sonreírme.

Vamos el uno al lado del otro.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s