MOISÉS ESTÉVEZ

Le sorprendió ver como su compañero de tan censurable profesión
recogía a la chica del trabajo, y tras pasar por su casa, se dirigían a la estación
de Atocha.

  • ¿A dónde coño iban? – Se preguntó. Tuvo que hilar fino para conseguir
    un billete con el mismo destino y así no perderlos de vista. Qué irían a hacer en
    Sevilla. No dejaba de ser desconcertante la actitud de aquel ‘profesional’. Aún
    así, sería paciente y no dejaría de observar sus movimientos, al fin y al cabo,
    para eso le pagaban.
    A escasos veinte metros de la pareja, en uno de los andenes, antes de
    subirse al tren, informó telefónicamente a su cliente de los últimos pasos de
    Vincent.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s