ROCÍO PRIETO VALDIVIA

Se desparrama la sombra de la ausencia.

Y el vendaval arrecia.

Es mi diálogo de siempre.

Discrepante, altanero, te penetra, te sacude, tratas de cerrar los ojos para que no te alcancen los rumores de mi mar.

Pero es muy tardé para huir

[ lejos… de todos tus miedos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s