ALMUTAMID

Me desperté al mediodía con un mal cuerpo terrible. Me dolía la cabeza, la lengua seca, fotofobia, mareos…una resaca como Dios manda. Tenía recuerdos vagos pero mexclaba realidad y sopor. Me levanté sin tener muy claro donde estaba. Además estaba oscuro porque María había dejado las persianas bajadas. Encendí la luz pero debí hacer ruido porque al instante entró María en el dormitorio.

-¿Cómo está el bello durmiente? Como llegaste anoche…-dijo mientras subía la persiana.
-Umsss. Estoy fatal. Gracias María…
-¿Quieres un café para espabilarte?

Fue oir café y se me vino una nausea enorme. Salí corriendo al baño con la mano en la boca y llegué con el tiempo justo de ponerme de rodillas en la taza y empezar a vomitar. Sudores fríos, ojos llorosos…solté varias copas de las que me había tomado la noche anterior y hasta las higadillas. Como pude me levanté y me enjuagué la boca. Pero como estaba en calzoncillos cuando regresé al cuarto de María iba con tiritera de frío.

-Estás fatal, Luis. A saber que te bebiste anoche…

María con soltura buscó una sudadera suya de esas anchas y me la dejó.

-Nunca te he visto así. Tendrías que tener cuidado. Y ahora ¿Qué vas a hacer?
-Tendré que volver a la residencia…
-¿Así? Estás fatal y además mira que ropa traías…-me señaló el vestido.
-Nadie se va a extrañar. Es carnaval…Bueno, voy a vestirme. María, perdóname por el espectaculito que te estoy dando.
-Para eso estamos las amigas…
-Tú eres más que una amiga…-la abracé y de golpe me acordé de lo que había pasado la noche anterior. Me había devuelto los besos…

Me separé de ella y empecé a ponerme las medias rotas. María me sonreía al verme.

-Estás hecho un cromo…jajaja. Qué pintas…no me gustas así…
-¿Y cómo te gusto?-pregunté.
-Pues como va a ser, vestido de hombre…

Me levanté de la cama con las medias ya puestas y me quité la sudadera que me había prestado.

-¿No te pongo así? Mira que culito me hacen las medias…-me di la vuelta.
-No seas payaso, anda y vístete…

Me puse el vestido y cogí el sujetador de Claudia. Antes de irme tuve que insistir:

-Pero ¿te gusto?

María bajó la cabeza y no contestó. Entonces me acerqué a ella y la abracé de nuevo.

-Gracias, de verdad…

Y salí de la casa.

La vuelta a casa fue más molesta por mi malestar que por algún capullo que se rió de mi disfraz. Llegué sin cruzarme con ninguno de mis amigos en la residencia y lo primero que hice fue quitarme el disfraz y ducharme. Me volví a acostar porque la resaca me estaba matando.

Fui capaz de dormir un par de horas más pero después no pude evitar darle vueltas a la cabeza sobre lo ocurrido las últimas horas. En una noche, y apenas una semana después de haberme prometido estar sólo con Viqui había besado a dos amigas. Y las dos habían respondido. Yo admito que no creo en el poliamor ni ese tipo moderno de relaciones. Al final por algún lugar deben surgir los celos y la desconfianza. Pero tampoco tenía intención de casarme con ninguna. ¡Si sólo tenía 18 años¡ ¿Soy un picaflor? ¿Pienso sólo con lo de abajo? Repasé mi situación:

Tengo una novia preciosa a la que veo de higos a brevas. Empecé con ella porque me dio pie pero según ha pasado el tiempo cada vez estoy más a gusto con ella. Aunque algo tendrá que ver supongo que he tenido sexo con ella. Desde el primer día ha estado abierta a tocarme y dejarse tocar incluso con imaginación para tenerme contento. Y cuando al fin tuvimos oportunidad de poder acostarnos en un lugar “decente” consumamos nuestro deseo de forma cariñosa.

María me desconcierta. Su Inocencia y puritanismo chocaban con la naturalidad en que me hizo la primera paja o admitía mi desnudez. La segunda vez directamente fue ella la que buscó complacerme. Y lo más importante me había devuelto los besos. Me había besado y si no empiezo a meterle mano seguramente hubiésemos estado un rato comiéndonos la boca. Iréis que soy tonto o algo parecido, pero creo que realmente le gusto a María y soy el chico en quien ella me confesó que pensaba pero que no le correspondía. ¿Debía sonsacárselo?

Claudia es la que me traía aún más perdido. Jugaba a mantener la tensión sexual conmigo de manera despreocupada a la vez que abiertamente daba muestras de rechazar algún tipo de relación conmigo que no fuera amistosa. Los comentarios el día del póker, y sobre todo el día que estudiamos mi anatomía y hasta bromeó con mi empalme no hacían más que calentar mi creencia en que habría algo más que amistad entre nosotros. Sin embargo, sus consejos de hermana mayor y su aparente desinterés en mi posible vida amorosa me daban a entender que no había por su parte ninguna intención de cambiar nuestro tipo de relación. Pero anoche también me había besado. Y me había dado su lengua que lamentaba por mi borrachera no recordar del todo bien, pero sí saber que nuestras lenguas se encontraron. Claudia es la que más me desconcertaba. ¿Debería también dar ese paso?

Ensimismada en mis pensamientos estaba cuando alguien llamó a la puerta. Me levanté de la cama y ni me puse un pantalón. Abrí la puerta pensando que era alguna amiguita de Óscar pero era Claudia.

-¿Cómo estás Luis? Me tenías preocupada…
-Tengo un resacón de mil demonios…pasa anda. No quiero estar en calzoncillos en el pasillo que hace frío.
-Vaya papa que te pillaste anoche. Tienes que aprender a controlarte…-dijo sentándose en mi cama mientras yo me sentaba en la silla de estudio.
-Dímelo a mí. Esta mañana he echado hasta el alma por el water…¿qué hicisteis?
-Tuve que acompañar a la parejita a la residencia de Lourdes con cariñito incluidos y después me vine con Víctor. ¿A qué hora has llegado?
-No he dormido aquí…

Claudia me miró extrañada.

-¿Dónde has dormido?
-En casa de María. Me prestó su cama.
-Raro que no se metiera contigo…
-Claudia, sólo somos amigos…
-Esa niña está por tí…otra cosa es que a tí no te guste.

Todo el mundo veía tan evidente que María quería algo conmigo menos yo.

-Sólo tengo que preguntárselo- dije con suficiencia.
-Andate con cuidado, Luisito. Esa niña está colada por tí. No la despeches. Si tú no sientes lo mismo no la busques y dejárselo claro.

Otra vez los consejos de hermana mayor de Claudia.

-¿Por qué me devolviste el beso anoche?
-¿Te acuerdas de eso con lo borracho que estabas?
-Perfectamente.-respondí.
-Quise probar tus labios.
-¿Y te gustaron?-quise saber.
-Tienes una boca bonita pero el sabor a alcohol me desagradó.
-Pruébalos otra vez…
-Ay, Luis, Luis…¿con resaca? Guárdate el disparo para una ocasión mejor…Vamos a cenar anda, vístete.

Cenamos con Víctor comentando jugadas de la noche anterior y aparentemente todo volvió a la normalidad. O no…

Tenía que encarar mi situación. No tenía edad ni experiencia para saber encajar la situación. Además de ser verdad que María estaba por mis huesos mi orgullo iba a crecer exponencialmente. El niñito que llegó a principio de curso apocado y novato ahora tenía una novia, era reconocido por su aportación al equipo de fútbol sala, y además varias chicas se disputaban estar con él. ¿Se habría liado Marina con él solo por su aportación al equipo? No. Ya estaba empezando a convencerme de mi sex appeal y que debía tener algo que gustaba a las chicas pues a pesar de mi timidez salía con Viqui, tonteaba con Claudia, me había follado a Marina y ahora necesitaba saber que pasaba con María.

El lunes por la mañana aparentemente todo era normal en clase. De hecho hasta la comida nadie se dio cuenta de lo que rondaba mi cabeza. Fue después de comer cuando María y yo nos despedimos a la puerta del comedor universitario de Teresa y Chusa cuando la invité a tomar café, algo muy habitual entre nosotros pero ese día iba a ser diferente.

Toda marchaba como siempre hasta que entré a matar.

-María, estaba borracho pero me acuerdo…-cambié de tercio en la conversación.

María se puso seria y miraba su taza de café.

-…¿Cómo me iba a olvidar? Te besé y me besaste…

María seguía con la mirada baja sin contestar. Así que saqué la artillería. Con Claudia no había funcionado el día anterior. ¿Funcionaría con María?

-…ahora no estoy borracho y me apetece besarte.

María seguía sin levantar la mirada. Acerqué mi mano a su barbilla y se la levanté para ver sus ojos. Por fin me miró.

-¿Soy yo el chico que no te correspondía?…

De nuevo bajó la mirada. Sin soltarle la barbilla acerqué mis labios a los suyos. La besé dulcemente. María estaba rígida y con las mejillas encendidas. Me separé.

-Pago y nos vamos…

Fui a la barra pagué los dos cafés y la avisé. Salimos a la calle en silencio. Era un silencio tenso. Mi seguridad se estaba acabando así que tuve que recurrir a una estratagema de instituto. Me detuve, me giré hacia ella y le dije:

-María,…¿quieres salir conmigo? Que seamos ¿novios?
-Oh, Luis…pensé que no me lo ibas a pedir nunca…yo no soy una chica de esas que van liándose con chicos por ahí, ya lo sabes, pero necesitaba saber tus intenciones…
-¿Y cuál es tu respuesta?-pregunté.
-Claro que sí. Me gustas desde el día que te conocí…me ha gustado estar contigo y hacerte lo que tú querías para estar contigo…
-Ven, anda…

La tomé de la mano y la besé de nuevo. Esta vez respondió como la noche del sábado ofreciéndome sus labios y cuando busqué su lengua la intensidad de su beso aumentó. Y me dejó abrazarla. Eso sí. Cuando eché mano de su culo me detuvo: “Luis, que estamos en la calle…”

La acompañé a su casa cogidos de la mano pero cuando nos acercábamos a su portal me detuvo en seco.

-Luis, no quiero que nadie sepa por ahora lo nuestro. Yo no voy a contarlo en casa ni a mis compañeras de piso por ahora. No les caes muy bien. Será nuestro secreto. ¿Serás discreto?

“Por mí, encantado…así no se enteran ni Claudia ni mi otra novia…”-pensé. Pero en realidad dije:

-Yo me conformo con estar contigo, lo demás me da igual…

Me besó la mejilla y con una sonrisa que le iluminaba el rostro corrió hacia su casa. ¿Luis, estás seguro de lo que estás haciendo?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s