HELEN ÁLVAREZ

La profundidad del tiempo

Cayó la noche, pero ésta era diferente, habia perdido la cuenta de cuantas habían pasado, estrelladas, a media luna, con luna llena, su esperanza permanecía viva al amanecer, sabía que llegaría el día de salir de allí.


Algo sobrenatural le envolvía constantemente, podía descifrar los sueños. Un copero, un panadero, dos intenciones, dos realidades, ambos vinieron a él, al esclavo, al servidor, pero al mas influyente de aquella cárcel, se había ganado la confianza de todos, atesoraba un sueño firme dentro de él.

Aquellos descansaron sobre las respuestas que anticiparon su futuro, uno prometedor el otro no tanto, no podía venir de otro lado más que del cielo, la antorcha flameante alumbraba cada vez más fuerte. Su melodía dejaba oír al interpretar aquellos sueños.

Después de cumplir sus asignaciones diarias, el día señalado llegó, cada palabra expresada tomaba cumplimiento sobre la vida de aquellos hombres. Se abrió una ventana de esperanza en medio de aquel oscuro y frío calabozo, aúnque tal vez el ambiente ya había cambiado un poco gracias al servicio de José.

Las señales del amanecer llegaron, el panadero murió, el copero fue restituido ante sus oficios con Faraón, tal cómo José lo había anunciado. Dejó una nota en el corazón del aquel copero, quién en reiteradas ocasiones le había prometido ayudarle, a lo que José pidió: — acuérdate de mí, de mi justicia— su expediente había sido olvidado.

Pasaron más soles, más lunas, más estrellas y nunca se acordó de José, sus intenciones pronto desaparecieron cómo desaparecen los rastros de un barco sobre el mar, así como las pisadas de la serpiente sobre la arena. La verdad es que aún no era su tiempo.

Mencionamos el tiempo en el fragmento: “ De semillas a Raíces”, [Post #2 Crónicas de un Joven con Sueños ] como un indicador del proceso y la preparación. Sin embargo hasta este punto de la historia podemos decir que de las cosas más importantes que aprendemos en la vida de José, es la manera en que se definen el tiempo y la temporada.

Solemos usar estas palabras con mucha ligereza sin detenernos ha estudiar lo que significa, asociamos el tiempo con lo inmediato e indetenible, le vemos afanado, apurado, apenas sí quiera nos saluda, parece que se va muy de prisa.

La palabra tiempo, viene del latín «tempus» la RAE (Real academia Española) lo define como : “Instante, lapso, intervalo, periodo o magnitud de tipo físico que permite ordenar la sucesión de los hechos, estableciendo un pasado, presente y futuro, y cuya unidad en el sistema internacional es el segundo.”

Existe otro tiempo llamado el tiempo gramatical que se deriva del tempu, pero que se usa para darle orden al lenguaje desde la sintáctica y semántica, tiene muchas sub clasificaciones que nos ayudan a definir al leer o hablar en que momento nos encontramos, si en el presente, pasado o futuro.

La biblia nos muestra en NT dos términos para referirse a tiempo, utilizados por los griegos 《cronos y 《kairos, el cronos esta asociado a la cronología, cronometró, medición de intervalos o periodos de hechos.

Podemos decir que es el tiempo que se puede medir con los relojes, instantes panificables u organizado, que desde el punto de vista musical se utiliza para construir los compases que definen los espacios o intervalos en que las notas sonarán en una melodía.

Un dato interesante es que desde el punto de vista musical y gramatical el tiempo nos conecta con orden ya que nos va indicando el momento correcto en que deben aparecer o funcionar algunas cosa.

En AT encontramos un término que define la palabra tiempo del Hebreo 《Et 》 que significa periodo o momento en el que deben ocurrir algunos hechos. No hay una definición profunda pero si lo vemos nacer en el inicio de la creación, a lo cual algunos le llaman tiempo cósmico; que no es más que la formación y orden de todo el universo, las constelaciones, astros o estrellas, la luna y el sol, elementos que intervienen en la estructura horaria, con la cual definimos los días,
meses y años.

De la palabra de Dios nació este orden al que llamamos tiempo, entendiendo que hablar de la palabra o voz de Dios es hablar de él mismo, por esta razón el domina los tiempos pues es el principio y el final; Alfa y Omega, lo cual lo hace eterno. Por tanto no es el tiempo quién nos abandona, si no nosotros que por no conocerle le dejamos pasar sin aprender de él, sin dejar que nos eduque y forme.

Por ultimo tenemos el término kairos otro término griego que se define como el tiempo de Dios o temporada ; es una espacio que se abre en nuestras vidas donde todas las cosas se alinean para darle cumplimiento a lo que ya estaba escrito y determinado para nosotros, se dice que es el tiempo perfecto.

¡ Llegó la hora perfecta!

Un día inesperado, el sol brillaba como nunca. Un movimiento extrañó ocurría afuera, personas comentando por doquier ,— ¿ Que pasó? —Los gritos del Faraón se dejaban oír a lo lejos en la capital del país, perturbado con pesadillas, que repetían una y otra vez, sus noches se habían llenado de insomnios, ni se imaginaba que sus sueños venían del cielo.

Nadie le habia podido ayudar, los mejores magos, astrólogos, y quienes se consideraban capacitados ninguno pudo discernir aquellas pesadillas cómo las llamaba Faraón. Entre todo Egipto, sólo había uno conocido por haber interpretado sueños y estaba en la cárcel, a lo que de inmediato, el Faraón mando a llamar.

En el olvido de aquel calabozo se dejó oír la noticia. José no quería ilusionarse de nuevo, él modesto, se mantenía en oración, y en la hora señalada, la guarnición de faraón llegó para llevárselo, necesitaban que interpretará aquellos sueños perturbadores que abromaban al Faraón.

Nadie se imaginaba que el futuro de la economía, la estabilidad política y cultural de los próximos 14 años dependería de aquella interpretación. Habían pasado 23 años para cuando esto ocurrió y aquel joven que llegó a Egipto, huérfano, repudiado, inexperto, extranjero, esclavo y preso, ya era un hombre de 40 años, instruido desde la casa de Potifar, experto en administrar recursos pues había pasado toda su vida sirviendo, cuidando y trabajando en los sueños de otros.

Se dice que hasta entonces hablaba más de 20 idiomas, se había codeado con diferentes culturas inmersas en aquella cárcel, tenía el coraje, y el carácter para sostener una visión, estaba listo para cumplir el sueño de Dios latente dentro de su corazón, aunque probablemente no lo había calculado pero había entrado en el tiempo perfecto.

Una vez que hubo interpretado aquellos sueños, José no sólo trajo claridad de aquella visión, si no que trajo dirección estableciendo estrategias y medidas económicas que fortalecieron y levantaron el sistema gubernamental de Egipto. La sabiduría que contenía y la gracia de Dios que le respaldaba, le llevo a convirtiese en el segundo Faraón, ya no tenía sólo presos a su cargo, ahora dirigía toda una nación y, naciones dependerían de sus decisiones.

Fue la solución a la recesión en la nación que Dios había designado para él, y desde allí se convirtió en instrumento para levantar su familia, y su tierra, para cumplir no solo aquellos sueños que de niño brotaron entre los pastizales y las ovejas de su padre, si no los sueños de sus bisabuelos y abuelos, Isaac y Abraham.

Inicio el cumplimiento de una palabra que Dios le dio a Abraham que la encontramos en Génesis 12 “…en ti serán benditas las naciones de la tierra, te multiplicarás como las estrellas del cielo y la arena del mar…”

Protagonizó el nacimiento, consolidación y expansión del pueblo de Israel. Su presencia en estos espacios, provocó la intervención de Dios sobre la tierra. El tiempo y la temporada actuaban en conjunto en la vida José.

No olvidemos que para brotar como tallo, se requiere darle tiempo al proceso, y esperar. Entrar en el tiempo perfecto, es el resultado de saber esperar, a que los momentos se alineen, y la tierra reciba la orden de responder ante la dirección de Dios.

La espera según Dios es un tiempo de preparación para lo cual no estamos inactivos, si no todo lo contrario nos mantenemos en movimiento pero pendientes de que se abra el lumbral de nuestra temporada o momento.

Es importante saber, que todos los árboles no viven el mismo tiempo, cada uno individualmente está creciendo en un tiempo perfecto , de la misma manera nosotros, de acuerdo al plan de Dios, estamos viviendo diferentes tiempos, pues mientras unos apenas son semillas, otros están en el proceso de quiebre, otros ya son raíz y otros comienzan a brotar como tallo a la superficie.

Los mejores sueños son los que dejamos a Dios plantar en nosotros, los que él mismo en su temporada perfecta les da cumplimiento, son estos los que se perpetúan, y trascienden pues este tiempo perfecto tiene un indicador maravilloso llamado eternidad…

Así que todo lo que Dios designó para ti, no puede estar hecho para nadie más pues lo eterno no tiene fin, sólo nosotros mismos podemos autosabotearlo cuando incrédulos nos alejamos de su corazón tras razonamientos ilógicos y llenos de anciedad.

Dentro del plan eterno del Señor existe un tiempo perfecto que arropa al tiempo cósmico, es decir al tiempo que vive la tierra y sus sistemas de gobierno.

Si Dios ordena que todo se tiene que detener, entonces, todo dejará de existir. Con una sola orden, el SEÑOR arruina todos los planes de las naciones; él estropea todos los proyectos de los pueblos. Pero el consejo del SEÑOR sigue en pie para siempre. Sus planes bondadosos continuarán realizándose de generación en generación. Salmos 33:9-11 PDT

Cierro con está cita de quién se considero el hombre y rey más sabio de la tierra.

En esta vida todo tiene su momento; hay un tiempo para todo: Hoy nacemos, mañana morimos; hoy plantamos, mañana cosechamos… (Salomón, en su libro Eclesiastés 3:1-2) Lo mejor es descansar en las manos de aquel que controla todo el universo. Pues en sus manos están nuestros tiempos, y él cumplirá su propósito en la hora señalada.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s