ALMUTAMID

La verdad que en el fondo quitarme esa tensión sexual permanente me vino de perlas. Mojar el churro con la chica que me gustaba aplacaba todas mis necesidades por el momento. Supongo que también me había acostumbrado a otras: Llevaba meses viendo los shorts de Claudia y sus tetitas marcadas en la camiseta. María además matenía cierta actitud distante y yo tampoco quería entrar al trapo. Por lo que seguía evitando la charla. Así que estaba viviendo seguramente mi etapa más relajada desde que llegué a la residencia, y todo sin cambiar mis rutinas. Todo estaba en mi cerebro.

Sin embargo siempre hay algún cambio. Alguna novedad. Un inesperado que rompe la tranquilidad. En mi caso vino provocado por el carnaval. Mi ciudad muy dada a fiestas precisamente carece de carnaval. Pero la ciudad donde estudiaba, como buena ciudad univrsitaria no dejaba escapar ninguna fiesta, o mejor dicho, ninguna excusa para la fiesta.

El carnaval básicamente consistía en organizar fiesta en bares y discotecas con premios al mejor disfraz, básicamente una excusa para beber y hacer el tonto. La gracia en realidad estaba en hacer un disfraz de grupo y ganar el concurso. Al final hicimos la tontería del cambio de sexo. Lourdes y Claudia se vistieron de tíos y Víctor y yo de tías. Y no fue fácil. Bueno, no fue fácil para nosotros, ellas lo tuvieron fácil. Le presté a Claudia un vaquero que sorprendentemente le valía de culo pero le bailaba de cintura por lo que se tuvo que poner un cinturón bastante apretado. Una camisa mía y un jersey. El pelo se lo recogió en una cola escóndida dentro de una gorra de deporte y se pintó barba y bigote. Ahn, y por supuesto el calcetín en el paquete para que pareciera que había algo. Lo mío fue más complicado. Sus medias me valían. Pero sólo conseguimos que mi cuerpo a pesar de mi delgadez entrara enun vestido elástico ajustado. Nunca se lo había visto puesto pero era muy de su estilo. Me la imaginaba con el vestido puesto y sus pechos marcaditos en él. Pero yo no tenía pecho. A Claudia se lo ocurrió prestarme un sujetador suyo pero con la diferencia de anchura de espaldas de ambos se me quedaba las dos copas muy juntas delante. A Claudia se le ocurrió rellenarmelo con telas. Me puso un buen par de tetas muy juntas y totalmente proyectadas hacia adelante. El otro problema era que se me marcaba el paquete en la falda ajustada. Para eso no encontramos solución.

Una peluca rubia. Un lunar pintado en la mejilla y mucho maquillaje. Unos zapatos de Lourdes de tacón que no sé como me entraba el pie y ya estaba. Parecía una putita de carretera tan maquillada y tan apretada. Tanto que cuando Claudia vió terminada su obra de transformación me dió un cachete en el culo e imitando voz masculina me dijo: “!Qué buena estás rubia¡”.

Lourdes vistió a Víctor en su dormitorio. Cuando nos vimos en el vestíbulo de la residencia empezamos a hacer el tonto y a hablar como chicas con voces en falsete. Estábamos más feas que Jack Lemmon en “Con faldas y a lo loco”. Pero con esas pintas y muchas ganas de fiesta nos fuimos los 4.
Y la verdad es que no ganamos ningún premio pero los conocidos que nos reconocían tenían palabras de elogio a nustra gracia y ns convertíamos en el centro de las chuflas por donde pasábamos con más de un piropo y algún pellizo. El problema es que se nos hacía tarde y nos lo estábamos pasando bien. Costó convencer a Lourdes pero decidirmos saltarnos el horario de regreso a la residencia y empalmar toda la noche de fiesta.

Yo no era de mucho beber. Pero las fiestecillas con los compañeros del equipo tras los partidos me estaban conviertiendo en más borrachín de lo que era hasta entonces. Mantener una noche entera de juerga a ritmo de cupas me estaba pasando factura y estaba bastante borracho. Además el ambiente general de fiesta con el personal disfrazado invitaba a hacer más tonterías. Y fueron varias…

La primera cuando en un pub medio oscuro Lourdes y Víctor empezaron a besarse mientras Claudia y yo nos tomábamos una copa sentados en unos taburetes. Por comodidad subí las piernas y Claudia riendo me dijo:

-Luisa, jajaja, cierra las piernas chiquilla, que se te ve el alma…

Mi falta de costumbre de usar falda corta hicieron que al estar sentado se me viera todo el calzoncillo traslúcido a través de las medias.

-¿Y cómo me pongo?-pregunté.

Claudia hizo el gesto de sentarse con las piernas juntas de lado y yo la imité. Casi me caigo del taburete y además me estorbaba mi propio paquete para cerrar las piernas.

-Que no puedo, niña…-dije- que me estorba to el mondongo aquí apretado.

Claudia se rió con mi respuesta. Y seguí haciéndome el gracioso.

-Ven y me tapas tú como buen caballero.

Se levantó y pegó su taburete sentándose pegada a mí tapando con su cuerpo mi exhibición.

-Ves-dije- así me gusta como un buen novio…mira estos dos- seguí señalando a Víctor y Lourdes que se besaban sentados en un sofá al otro lado del pasillo ella senada encima de él- se ve raro a un tío sentado encima de una tía comiéndose la boca, jajaja.
-Es verdad-respondió Claudia.
-Anda, yo no he besado nunca a un tío y Víctor sí…
-Yo he besado a alguno y no es para tanto….-dijo Claudia sonriendo.
-Tengo que probarlo…Claudia dame un beso…-le dije cogiéndola por la cintura.
-Estás tonto, jajaja, soy una chica, no te sirvo…
-Pero vas vestida de tío, con barba y todo..
-Además estás feísimo vestido así, no pones nada con esas tetonas que te he colocado…
-Cierra los ojos…porque tú casi pasas por tío -le dije tocándole el calcetín que se había puesto por paquete…

Entonces sin esperarmelo Claudia me dió un pico en los labios.

-Ni me he enterado, caballero…-respondí a la brevedad.
-Luis, no te cueles…que las cosas empiezan como un juego y terminan como el rosario de la aurora…

No terminó la frase. Le dí un beso más largo y cuando busqué su lengua me la encontré. Fueron diez segundos hasta que Claudia se separó de mí.

-¿Contento?- preguntó seca.
-Besa usted muy bien caballero…

Claudia me había devuelto el beso y no estaba borracha como yo. No sabía como entrepetarlo. Bueno. Esa noche desde luego que no fuí capaz de interpretarlo Fue los días siguientes cuando empecé a darle importancia a aquel beso.

La segunda tontería no habría sido nada si no es por la tercera.

A las 5 de la madrugada todos los pubs estban cerrados y sólo quedaban discotecas abiertas. Faltaban dos horas para poder acostarnos así que las chicas propusieron tomar café o chocolate con churros hasta la hora de volver. Yo, bastante bebido, quería algo más fuerte. Así que nos enzarzamos en una discusión absurda en la ternaron ellos por un lado y yo por otro.

Yo llamé a un compañero del equipo que seguía de marcha, pero cuando llegué donde estaban ya se estaban despidiendo. De nuevo solo y sin marcha. Me negué a buscar a mis amigos para volver los 4 juntos por orgullo y no se me ocurrió otra csa que llamar a María. Evidentemente a las 6 casi d ela mañana la desperté. Mal le expliqué lo que me pasaba y me dijo que me fuera a su casa. No tardé nada. Ya estaba en su portal cuando la llamé. Me recibió en la puerta de su casa en pijama preocupada.

Para no despertar a sus compañeras me hizo pasar rápido a su dormitorio. Al llegar allí y encender la luz me fijé que llevaba uno de sus pijamas infantiles sin sujetador. María tenía bunas tetas como pude comprobar el día del primer masaje aunque las disimulaba muy bien por su forma de vestir habitual.

-¿Qué haces? ¿Qué te pasa? Cuéntame…me has asustado.- me dijo.
-Pues nada, que me he quedado un poco tirado y no tenía donde ir porque la residencia aun no abre…-mentí.-…y tú eres mi mejor amiga y pensé que me ayudarías.
-Pero Luis, !qué pintas traes¡ ¿has bebido?
-Vengo de estar de fiesta por carnaval, María…
-Jajaja, pero es que estás terrible, con el maquillaje corrido, una media rota. Las tetas esas que te has puesto son horribles. Si es que pareces un putón con ese vestido, jajajaj. Hay que pintas…Jajajaj, y se te sube la falda, hijo, que se te ve todo…

Me saqué el relleno de las tetas y me quité la peluca.

-No sé como podéis llevar esto puesto…-dije intentando soltarme el sujetador.
-Hasta que no te quites el vestido no sale, jajaja…espera que te limpio la cara…

Salió del dormitorio al baño. Cuando regresó con toallitas desmaquillantes yo me había bajado las tirantas del vestido sacando los brazos desnudándome de cintura para arriba y me peleaba con el cierre del sujetador.

-Anda, jajajaj, que te ayudo…-diestramente María soltó el cierre del sujetador y liberó mi espalda del tirante que la apretaba. Cogi´una toallita y empezó a limpiarme la cara con ternura en su sonrisa.

Tenerla tan cerca despertó en mi otros pensamientos y empecé a decirle:

-Menos mal que te tengo, María. Eres mi mejor amiga. Siempre me ayudas con todo, en los estudios, los trabajos, los masajes…ains, y yo no te doy nada. Siempre tan buena conmigo….me dejas venirme a tu casa cuando nadie me ayuda…es que, es que…

Y sin pensármelos le planté un beso en los labios. María se quedó sorprendida, sin reacción. Pero yo insistí y cuando busqué avrir sus labios con mi lengua María edevolvió el beso. Estábamos los dos de pie en su dormitorio besándonos. La rodeé con mis brazos para pegarla a mi cuerpo. Pdía sentir sus pechos pegados a mí y su lengua jugar con la mía en nuestras bocas. Su respiración había cambiado. Bajé mi mano por su espalda y agarré su culo. María se soltó de golpe.

-Luis, estás borracho. Ésto no está bien. Deberías dormir y cuando estés sereno hablarlo…

No le dí tiempo. Volví a besarla. Y volvió a aceptar mi boca agarrándose a mi cuello. Incluso apoyó una manoen mi pecho desnudo, pero cuando volví a agarrar su culo volvió a separarse.

-Para. Así no…ven te ayudo a acostarte.

Me ayudó a quitarme el vestido y las medias y me recostó en calzoncillos en su cama. Mientras me acostaba yo la cogía por la cintura e intentaba besarla de nuevo, pero esta vez se zafaba. Me arropó y me besó la frente. Debí dormirme al instante…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s