ESRUZA

Di lo mejor de mi juventud a tu recuerdo;

siempre esperando encontrarte,

pero no fue así, y no lo lamento,

porque esos recuerdos

me mantuvieron viva.

Fue mucho esperar, lo sé,

sin pensar que encontrarías consuelo

en otra parte, dolorosa realidad.

Ya no espero nada de la vida,

tarde es para escuchar

lo que siempre esperé,

dos palabras dichas con ternura:

“Te amo”, qué locura.

Ahora, en el casi ocaso de mi vida,

ya no espero nada.

Sólo expreso lo que tanto sentí,

sufrí y esperé, sin ver su llegada.

Esas eran expectativas, pero

no existen más, el tiempo

las borró definitivamente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s