MOISÉS ESTÉEVZ

El intento de poner orden en sus pensamientos le hizo perder la noción
del tiempo, y si no fuera porque su iPhone empezó a sonar, no hubiera salido
de aquel trance.
Apuró la taza de café, frío ya después de casi dos horas, se levantó y
atendió la llamada. Era María.

  • Hola guapísima. Buenos días. –
  • Hola Vinc. Gracias por el piropo, aunque si me vieras ahora mismo no
    me lo dirías. –
  • No lo creo. Qué ocurre, te noto seria. ¿Te has levantado con el pie
    izquierdo o es que llevas un mal día en el trabajo? –
  • Pues yo diría que ambas cosas. El teléfono no deja de sonar y además
    tengo una montaña de papeles en mi mesa que casi no se me ve, como si
    estuviera enterrada en vida. – Bromeó María intentando quitarle hierro al
    asunto. – Estoy deseando que den las tres y poder largarme. –
  • Entiendo. Pues se me acaba de ocurrir algo que a lo mejor te anime un
    poco. ¿Qué te parece si te recojo de la oficina, te acompaño a casa, metes
    unas cuantas cosas en ‘una bolsa’ y nos vamos para Atocha? –
  • ¿Atocha? – Respondió María un tanto descolocada. – ¿Te refieres a la
    estación de trenes? –
  • Exacto. Si no tienes planes para este fin de semana, podríamos coger
    el primer AVE con plazas disponibles y perdernos por Sevilla. –
  • Vaya, que propuesta más inesperada. ¿Y cómo qué te ha dado por
    ahí? – Dijo ella intentado encajar el ofrecimiento.
  • Pues no se. Es una ciudad que siempre he querido conocer y me
    apetece, aún más si vienes conmigo. Pero también te digo que mi invitación no
    pretende causar ninguna alteración a tus posibles compromisos. Si tienes
    cosas que hacer, no te viene bien o simplemente no te apetece lo dejamos
    para otra ocasión. –
  • ¡Para nada! Claro que me apetece, me parece una idea genial, lo que
    pasa es que no me lo esperaba. La verdad es que me vendría de perlas
    alejarme un poco de la capital, y Sevilla es una buenísima opción. Aunque otra
    cosa si te digo, y es que no podré hacer de cicerone, ya que sólo he estado
    una vez y hace ya bastantes años. –
  • ¿Hacer de qué? – Ahora era Vincent el que se había quedado
    descolocado. –
  • De cicerone. – María soltó una carcajada y le explicó que aquel era un
    antiguo término que se empleaba para definir a un guía turístico.
  • Interesante. – Respondió él. – No te preocupes, ya nos apañaremos.
    Te recojo a las tres. –
  • Deseando estoy…–
    G. Sayah

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s