MARCELA VARGAS

Un grupo de personas ingresa a esta casa después de mucho tiempo de desaparecido. Se trata de sus antiguos habitantes. Me ven y yo, al mirarlos, me pongo en su lugar y capto lo que están viendo y pensando. Muchas cosas tiradas en el piso. Objetos que en su momento fueron importantes, de calidad, valiosos; pero que ahora no se usan. Hay de todo; y se nota que ha pasado el tiempo porque sobre ellos se acuestan gruesas capas de polvo.

Lectores, me olvidé de decirles que soy una figura de personaje de animé de edición limitada, no obstante, estoy aquí, en el piso. La mugre se acumula sobre mí y eso me molesta de sobremanera, pero no hago nada al respecto. Me digo: “Yo sé que puedo salir de esto, pero no quiero”. Así es como pienso, mientras me debilito cada vez más. La gente está caminando cerca de mí, asombrada, con pasos cuidadosos. Y yo no soy capaz de pedir ayuda, ni siquiera me avergüenzo de mi estado.

Se han sucedido los días. Con la ilusión de recuperar el tiempo pasado tal cual lo recuerdan, los exhabitantes, ahora, vienen de seguido. Limpian todo, lo reparan todo y lo que no se puede, muy a su pesar lo tiran a la basura. Yo, si quisiera, les diría: “¿Enserio es mejor limpiar todo? ¿Por qué? No volverán a verlo de la misma forma”. Una vez que llega el polvo, no hay nada qué hacerle, ya que por más que se lo elimine, todo lo que hay debajo no está como antes.

www.relafabula.wordpress.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s