ESRUZA

La vida, a mí, no me dio rosas,

fue como ese rosal seco

que me clavó espinas

intentando revivirlo.

Lo regué con amor y dedicación,

y sólo me clavó espinas.

Deseaba sus rosas frescas,

perfumadas y delicadas,

pero sólo me dio espinas.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s