ERÉNDIRA CORONA

Es culpa de Schrödinger. Sí, de él. Que insistió en imaginar a un gato dentro.
Pienso aquello, mientras balanceo indeciso el lápiz sobre el papel y observo al minino rodear
el cubo acartonado con soltura, y entrar en él de un solo salto. Movimiento que lleva a cabo,
en modo como acostumbra siempre un gato, grácil y elegante.
Aquel imaginario experimento, debió joder su imaginaria memoria colectiva y dejar una
marca en el subconsciente de los morrongos; por lo cual ahora, siempre que pueden
proclaman el recuerdo de su ancestro dentro de la caja. Le observo atento. Sí, a mi gato. Le
observo dentro de aquel receptáculo como congelado en el tiempo… como guardando un
minuto de silencio para disculparse. Sí, para disculparse. Porque dentro de unos instantes,
saltará de nuevo fuera de la caja, y habrá sellado el destino de aquel imaginario susodicho del
experimento, para siempre.
Ramsés decide de qué lado cae la moneda, mientras se impulsa con el resorte de sus patas
traseras y aparece casi instantáneamente en el lado contrario. Parece que le ha sido suficiente
de sentimentalismos. Menea lentamente su cola y da la vuelta en forma airosa hacia el
alargado pasillo. Desfilando por éste, hasta llegar a su lugar favorito, un rectángulo luminoso
que se forma en el piso de losetas, entibiado por el sol de la tarde. Donde ahora se posa
extendiendo sus patas delanteras, adoptando una posición que resembla a una esfinge en
miniatura. — ¿Cómo puede caber infinito garbo en ese pequeño cuerpo? — me pregunto,
mientras él me mira condescendientemente por no saber la respuesta. No han pasado ni bien
tres segundos, y ya me ignora de nuevo, dirige su atención hacia otro punto en el espacio. O
sabrá Dios… quizás incluso, en el tiempo.
Mira fijamente hacia un lugar, aparentemente próximo a donde yo me encuentro. Y que, más
sin embargo, me es totalmente ajeno. Las constelaciones ambaradas que conforman el
universo particular, expandiéndose al interior de aquel par de ojos, trazan un viaje cuyo
destino siempre ha sido y seguirá siendo un misterio para mi. De pronto, me aventuro a
elucubrar algunas razones de aquello que ven con tanto afán. Una de mis teorías dice que, lo
que ven, es un camino vedado a los ojos de los hombres; el lugar donde guardan celosos los
secretos de su gracia y el misterio de su esencia. Otra, que durante esos instantes, fungen
como los observadores destinados a mantener nuestra experimental existencia, de este mundo
tal y como es, y que por ello se saben superiores a nosotros. Otra, que éste Ramsés, mí
Ramsés (expresado así por mero afecto, ya que los gatos se pertenecen solamente a ellos
mismos) entra en estado de petrificación temporal debido a la rápida estampida – detrás de
algún ratón – que ha emprendido otro Ramsés, al que no reconozco como mío. Y así podría
seguir desvariando… hasta cansarme y optar por la explicación más aburrida de todas. Es
decir, aquella que enuncia, que quizás, sea simplemente un bicho en la pared al que mi
cansada vista no alcanza a distinguir. No lo sé, creo que quizás será mejor que nunca lo sepa.
En cualquier caso, sigo pensando que es culpa de Schrödinger, (insisto) mientras borroneo
indeciso el título de un cuento, que finalmente decido no escribir.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s