ESRUZA

 

Pensé que era fácil olvidar después de las heridas,

pensé que era fuerte para hacerlo.

Pensé tantas cosas, y…

me equivoqué rotundamente.

 

A pesar de todo, aún vive en mí tu recuerdo,

pensé que tú también tendrías recuerdos.

¡Qué error!, pensé mal.

Las personas doctas y pragmáticas,

no viven de recuerdos, viven del presente,

 

Amargos son los días

y las noches,  perdidos en ensoñaciones;

pensando que me pensabas,

y me equivoqué nuevamente.

 

Ya no hay acordes de melodías

que hablen de otros tiempos;

aunque, para mí, esos acordes sigan

sonando dulcemente en mi corazón,

en mi mente, en mis noches y mis días.

 

Mejor hubiera sido no volver a encontrarnos.

Y guardar un recuerdo no tan amargo;

pero la alegría de encontrarte renovó los sentimientos,

para después convertirse en inmensa amargura.

Porque pensé, y pensé mal, que aún me pensabas..

 

Pensé que en tu mente y en tu corazón

habría reminiscencias mías.

Extraño Ser de ternura escondida,

que me enseñó a amar sin ser amada.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s