ALMUTAMID

Lo mío empezaba a ser un sinvivir. Una novia preciosa a kilómetros de distancia. La chica que realmente me gustaba a escasos metros pero haciendo lo peor que podía hacerme, estar a mi lado tan cerca, incluso tocarla, pero no tenerla. Y María, a la que aparentemente yo le gustaba, hasta me había tocado, pero no mostraba sus sentimientos. Mucha mujer cerca, pero yo seguía siendo virgen.

Menos mal que terminaron los exámenes y recobré una vida relativamente normal. Aunque no imaginaba la montaña rusa que iba a vivir en las semanas siguientes. Volvió la liga y eso me dió un respiro. Dos partidos jugados más y dos victorias para asegurar el liderato. Los partidos seguían convirtiéndose en parte de la actividad social de la facultad con nuestro coro de animadoras en las gradas apoyando al equipo y a los jugadores cantando nuestros nombres ya más que conocidos. Incluso con cierta guasa empezaron a llamarme Luisinho por mis cambios de ritmo. Lo bueno de aquello es que tras cada partido, aquellas celebraciones que al principio de la liga habían sido exclusivas del equipo ahora eran multitudinarias con elevada presencia de chicas que charlaban, bailaban y jugaban con nosotros. Por supuesto, nos dejábamos querer. No dejaba de sorprenderme como en ese contexto un cachete en el culo o una chica sentada en tu pierna se había convertido en natural. Me chocaba que mientras charlábamos sentados llegase una chica se sentara en tu regazo y te acariciara el cuello y el pecho mientras conversábamos. Por supuesto con mi mano pasándose por su culo. Evidentemente no era algo generalizado de toda la facultad pero al menos 30 chicas mantenían aquella actitud en las fiestas tras los partidos e incluso en los pasillos de la facultad con sonoros besos y abrazos cuando nos cruzábamos por los pasillos o la cafetería.

Aquello enfadaba totalmente a María que hasta había cambiado su lenguaje sosegado habitual para pasar al insulto directamente. Cada vez que alguna de estas chicas me daba dos besos y un abrazo y se paraba a charlar conmigo María terminaba diciendo al irse un lacónico: “Puta”.

-Ya quisiera yo…-dejé caer un día.- que mucho abrazo pero na de na…
-¿Por qué sois tan cerdos los tíos?
-¿Por qué te enfadas con ellas si no hay nada?
-Porque no es normal ese sobeteo y tonteo que se traen con vosotros dejandose tocar tanto. Que tienen que estar más manosedas ya…-atacó María.
-Abrazame tú y dame cariñito…-le respondí ofreciéndome a abrazarla.
-!Cuando te lo merezcas¡¡

En el tercer partido jugado tras el parón por fin conseguí meterla. Bueno, la pelota. Además fue un gol importante. Rompía un empate enquistado y nos daba la victoria frente al equipo de Física que estaba resultando complicado. Muy veteranos. Ese día yo me llevé todos los elogios no tanto por la dificultad como por el momento. Un rápido contraataque en que me planté solo delante del portero, tiré, me la paró pero el rebote me vino a mí de nuevo y sólo tuve que empujar. Así conseguimos la victoria. Aquella noche yo me llevaba todos los elogios, besos y abrazos. Mi espalda y cintura no dejaban de recibir palmadas y alguna que pasaba por mi culo. Yo sabía que alguno compañeros míos se habían enrollado ya con algunas chicas tras los partidos pero a mí no me había tocado. Sin embargo aquella noche una chica, mayor que yo, pues estaba ya en 4º se me sentó encima más pegada a mi paquete de lo habitual. Era muy divertida y animada y cuando empecé sobarle el culo con descaro metió una mano por dentro de mi camisa delante de todos tocando la piel de mi pecho. El capitán del equipo me guiñaba el ojo. Cuando ya empezaba a irse la mayoría ella seguía charlando con los que quedábamos sobre mí con su mano sobándome y la mía sobre su el muslo y culo que su vaquero contenían.

Marina era una chica muy guapa. Morena de melena larga y lacia y ojos negros muy vivos que enmarcaban una cara ovalada de nariz y boca pequeña con labios gruesos y dientes pequeñitos. Todo en ella era menudo, pues era muy bajita compensandolo con tacones muy altos siempre y plataformas. Su cuerpo era delgado con caderas aparentemente anchas ante la estrechez de su cintura y sacaba partido a su pecho con sujetadores probablemente de relleno lo que le permitía lucir canalillo y un buen balcón. Aquel día vestía unos vaqueros ajustadísimos con botas hasta las rodillas de tacón kilométrico y un top de manga larga y generoso escote ajustados a su delgadez y motrando así sus curvas incluído el pecho elevado de modo que sentada en mi regazo al bajar los ojos podía ver sus tetas apretadas y redondeadas asomando generosamente sobre el encaje del sujetador que asomaba sutilmente por el cuello del escote.

Que os voy a decir, estaba muy buena y tenerla encima mía dejandose sobar me tenía cardiaco aunque no me ilusionaba teniendo en cuenta mi trayectoria y considerándola a ella a otro nivel. De hecho a pesar de ser habitual en las reuniones del equipo hasta ese día apenas me había echado cuenta. De todos modos tenerla sentada sobre mí con sus manos paseandose por mi cuello y torso y su culo tan pegado a mi nabo dejandome sobarlo me tenía morcillón.

Pero la cerveza hacía efecto y tuve que ir a vaciar la vejiga. Fuí al baño y cuando salí me la encontré en la puerta. Sin decirme nada me plantó un beso con lengua. Se lo devolví agarrándole el culo con descaro en el pasillito que daba a los baños. Quedaba ya poca gente en el local por ser entresemana. De hecho yo tendría que irme en breve para que no me cerraran la residencia. Nos miramos sonriéndonos sin decirnos nada hasta que ella me dijo:

-Hay que tratar bien a la estrella del equipo…

Y me cogió de la mano metiéndome en el baño de chicas y echando el pestillo. Nada más cerrar empezamos a comernos la boca de nuevo. Ni me creía lo que me estaba pasando con una chica mayor. En menos de un minuto me estaba sobando el paquete duro ya como una piedra. Yo seguía tocando su culo duro apretado por el vaquero. Casi con prisa empezó a abrirme el pantalón sin dejar de comerme la boca. Yo le sobaba una teta. En cuanto pudo bajó pantalón y calzoncillo hasta medio muslo dejando mi polla a reventar suelta. La miró y dijo:

-Bien chaval, buena herramienta para meter muchos goles…

Yo, incapaz de anticiparme ni hablar me dejaba simplemente hacer esperando su siguiente paso. Ante mis ojos se desabrochó el pantalón y se lo bajó junto con el tanga que llevaba dejando ante mis ojos un pubis totalmente depilado que remataba en un coño con los labios muy salidos. Qué buena estaba y estaba allí conmigo.

-¿Vienes preparado?- preguntó mientras miraba embobado su chocho con mi nabo tieso a más no poder.
-Sí, sí, claro…

Bajé mi mano a mi cartera y la saqué para buscar un condón que llevaba mientras una voz repetía en mi cabeza: “Luis vas a follar, la vas a meter en caliente te vas a hacer un tío de verdad…” Mientras guardaba la cartera de nuevo Marina me quitó el condón y lo abrió.

-Ven que te lo pongo…

Todo era mecánico. No había amor, pero yo estaba como una moto. Sentí su mano bajar mi prepucio para dejar mi glande a la vista, morado, hinchado, muy sensible y con gotas de precum asomando y con la otra apoyó el preservativo en él desenrollandolo hasta cubrir todo el tronco hasta la base.

-A ver como te portas, machote….

Se dió la vuelta apoyándose en el lavabo y yo me acerqué desde atrás. Sentí como su mano se colaba entre sus piernas agarrandome la polla. Se la rozó por su raja varias veces y se la colocó a la entrada. Podía sentir su calor en mi glande. Por fin me dijo:

-Métela ya…

Evidentemente obedecí empujando con mi cadera. Puff era increible sentir como iba entrando. Sentía como su interior caliente me envolvía y presionaba mi miembro en toda la extensión que entraba dentro de ella. Hasta que me detuve. Marina gimió cuando la llené y yo resoplé. No me creía lo que estaba ocurriendo. !!Estaba follando¡¡ Marina se inclinó para facilitarme el movimiento y yo venido arriba del todo la tomé por las caderas y empecé a moverme en su interior. A pesar del ansia controlé hacerlo despacio al principio, quería sentir su coño y todas las sensaciones que el condón permitían llegar a mi polla. Marina gemía a cada movimiento mío y me vine arriba acelerando el ritmo. Sus gemidos me invitaban a clavarsela. Me estaba empezando ya el cosquilleo en las pelotas pero no podía parar.

-Bien chaval, muy bien, no pares….mmmm

Sentía de vez en cuando su mano rozarse por el tronco de mi polla. Mientras yo la penetraba ella se tocaba. Le estaba dando bien. Oía chocar su culazo contra mi cuerpo. Diooooooos, ninguna paja me había proporcionado tanto placer. Estaba en el cielo. El cosquilleo subía y chas, empecé a correrme dentro de su coño entre gemidos roncos mientras seguía golpeando mis caderas contra sus nalgas. El placer me llegaba desde la misma punta de la polla, los huevos, el vientre y toda la médula espinal. !!Me encanta follar¡¡¡.

Cuando dejé de echar lefazos me paré pero Marina me pidió que no la sacara todavía. Sus dedos seguía urgando su clítorix hasta que noté como su coño se contraía apretando mi polla aun dura, vaciaba el aire de los pulmones y se inclinaba más hacia el lavabo. Yo me quedé quieto hasta que Marina me dijo que sacara la polla con cuidado:

-Despacio niño, y sujetando el condón, que no quiero sorpresitas…mmmmm, aun estoy sensible. Muy bien.

Cuando la saqué fuera Marina se vistió mientras yo me quitaba el condón comprobando al cantidad de semen que había soltado. Seguía sin creerme que por fin lo había hecho. Marina se giró y me besó la mejilla:

-Muy bien, chaval, cuando aprendas a controlar vas a ser un buen amante. Ete será nuestro secreto…

Tiré el condón a la papelera y me vestí. Salimos fuera pero era tardísimo me despedí de los que quedaban y me fuí literalmente corriendo con el corazón acelerado. !!Quiero repetir¡¡

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s