SARA LEVESQUE

Y cuando te miro es como ver la fotografía más hermosa del mundo. El paisaje de tu cuerpo es el ideal para recorrerlo a ciegas, extraviada. Cuando creo que ya no puedes sorprenderme más, abres la boca y veo sus dos intenciones: para decirme algo, o para besarme.

Y yo me quedo muda al oír tus monólogos, que nunca parecen acabar; me alegro por ello, porque nunca me apetece que te calles. Porque me alegras el día. Porque me alegras los tres días a la semana que nos vemos. Porque sonreírnos unos segundos bastan para sospechar que la vida no es tan mala como la pintan. ©

Un comentario sobre “Y cuando te miro

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s