ISA HDEZ

 

Al llegar la primavera

deleitaba su semblante,

sus ojos con luz ardiente

expresaban su quimera.

Romántica y lastimera

clamaba amor constante

deseosa en cada instante,

el corazón palpitando

con su timidez vibrando

gemía por ser su amante. ©

Un comentario sobre “El quejido

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s