AKUARIES

Pasaron varios días y Samanta no veía nada claro el asunto de su marido con Cloe, aquello no acabaría bien. Aquella noche volvió a hablar con él.

SAMANTA: Víctor no crees que la broma de Cloe ya dura demasiado, háblale claramente y que se espabile, si tiene problemas mentales es su problema, esto nos va a afectar y no quiero que pase cariño.
VICTOR: Si no es ella quien se aburra no me dejara tranquilo, me seguirá agobiando en el trabajo y quiero poder dedicarme a mis casos con tranquilidad, de esta manera puedo trabajar tranquilo a cambio de estar un rato delante de ella cada tarde.
SAMANTA: Pero no te das cuenta que eso no es normal tío, que le den por culo. Al final acabarás cayendo.
VICTOR: No, no pienses eso por favor.
SAMANTA: ¿Y qué quieres que piense coño?, mi marido se está viendo cada tarde con una tía guapísima, joven y que se lo quiere follar, ¿te crees que soy gilipollas?, si sigues más tarde o más temprano acabarás cayendo que es lo que espera ella tonto.

Víctor la abrazó, ella se giró de espaldas enfadada, le besó el cuello y fue bajando la lengua por la espalda.

SAMANTA: ¿Qué haces?

Víctor no le dijo nada siguiendo su recorrido con la lengua pasándola entre las nalgas entreteniéndose en el agujero del culo, Samanta dio un pequeño gemido tapándose la cara con la almohada, abrió las piernas y subió un poco el culo para que su marido pudiera acabar de bajar la lengua y lamerle el coño, los gemidos se convirtieron en gritos ahogados contra la almohada. Cuando la tenía a punto de correrse le dio la vuelta, se metió en medio de sus piernas y le metió la polla en el coño dejándose caer encima de ella.

VICTOR: Solo te follo a ti, al amor de mi vida, entiendes.

Samanta solo podía pasarle la mano por la nuca para besarlo y sentir como la empotraba contra la cama, que gusto que le proporcionaba, le subía el orgasmo poco a poco con su marido moviéndose entre sus piernas con sus manos apretándole la espalda y el culo, se corrieron los dos a la vez mirándose a los ojos.

Una tarde volvió a ir con su marido al apartamento de Cloe, si no podía hacer que Víctor dejara de ir ella también quería estar presente, tenía que evitar que cayera en sus redes, sabía que Cloe no era de las mujeres que abandonasen sus ideas, si se había metido en la cabeza follarse a su marido lo iba a conseguir.

Allí estaban los dos otra vez sentados en los sillones con Cloe sentada en el suelo con la cabeza baja.

SAMANTA: Tú quieres que mi marido te folle y no vas a parar hasta conseguirlo, ¿verdad?

Cloe y Víctor la miraron a la vez sorprendidos por la pregunta.

SAMANTA: Contéstame pedazo de puta.
CLOE: No solo que me folle, que me domine, que me haga lo que quiera sin que yo pueda evitarlo, quiero abandonarme a él, confiar en él, sé que el placer que me va a dar es tan grande que vale la pena cualquier sacrificio.

Samanta se levantó y le plantó un guantazo en medio de la cara.

SAMANTA: Que puta eres, voy a venir cada día con él, lo verás pero no lo probarás hija de puta. ¿Por qué coño no te buscas a otra persona joder?
CLOE: Seguro que tú sabes la respuesta, es el mejor.

Samanta volvió a levantar la mano para darle otra ostia y Víctor se la agarró parándola.

VICTOR: Ya está bien Samanta por favor, tú no eres así.

Samanta miró a su marido a los ojos.

SAMANTA: ¿Yo no soy así?, que tengo que hacer, dejar que esta puta haga contigo lo que quiera, antes la mato.
VICTOR: Ya está bien por favor.

La agarró de la mano y se fueron. Aquella noche discutieron del asunto, Samanta le dijo que no iba a ir ningún día solo, que ella lo acompañaría y si hacía falta le iba a quitar la tontería a Cloe a ostias, Víctor viendo que estaba muy alterada no quiso contradecirla.

Al día siguiente la pasó a buscar por su casa antes de ir a ver a Cloe, Samanta salió con un vestido muy corto, con un escote que se le podía ver el canalillo y marcaba sus tetas de forma espectacular, estaba sexi como pocas veces la había visto, entró en el coche y miró a Víctor fijamente.

VICTOR: Te has puesto muy guapa hoy.
SAMANTA: ¿Te gusta cómo voy?
VICTOR: Estás preciosa.

Samanta miró para delante con una sonrisilla, quería demostrarle a su marido que lo que tenía en su casa no estaba por debajo de nadie tuviera la edad que tuviera. Llegaron al apartamento de Cloe, esta vez iba con una combinación negra de sujetador y tanga que quitaban el hipo y la bata transparente por encima, se había puesto un collar de cuero como el de los perros alrededor del cuello y a su lado cuando se sentó tenía una fusta para caballos forrada de cuero. Samanta y Víctor se sentaron, él sacó el móvil haciendo ver que se distraía con él, en realidad lo que no quería era que Samanta le viera mirando a Cloe como iba vestida.

Cloe levantó la mirada sonriendo.

CLOE: Hoy vas muy guapa y sexi.
SAMANTA: Es para que veas bien a quien se folla mi marido.

Le agarró a Víctor de la pierna haciendo que este se girara mirándola.

VICTOR: ¿Ehh?
SAMANTA: Que tú me follas a mí y a nadie más.
CLOE: No me extraña, eres una mujer muy atráctiva.

Samanta la miró levantando una ceja.

SAMANTA: ¿Qué pasa que a ti te gusta la carne y el pescado?
CLOE: Si quisieras te comía el coño ahora mismo.

Samanta se levantó como si la hubieran pinchado en el culo colocando la mano para abofetearla. Cloe levantó la cabeza provocándola.

VICTOR: Samanta por favor.
CLOE: Déjala, si se siente mejor pegándome que lo haga.
SAMANTA: Cállate puta.

Víctor le estiró de una mano y la hizo sentar de nuevo.

CLOE: Aunque me pegues seguiré teniendo ganas de comerte el coño. A ti también te gusta que te dominen ¿a qué sí?, te gusta sentir su fuerza cuando te folla, te gusta notar que te agarra fuerte y te sientes intimidada por ese cuerpo que debe tener debajo de la ropa, lo ves como un animal salvaje dejando ir sus instintos y te corres perdiendo la cabeza.

Samanta pensaba en silencio sorprendida de como coño podía saber aquella tía cosas tan intimas.

SAMANTA: Cállate o te voy a ostiar hasta reventarte cabrona.
CLOE: Así, de momento comerte el coño nada ¿no?

Samanta miró a Víctor que estaba tan sorprendido de la conversación como ella.

SAMANTA: No puedo con esta tía, de verdad que la mato.
VICTOR: Vale ya Samanta, no le hables, pasa de ella, estamos un rato más y nos vamos.

Samanta cada día que salía de aquel apartamento salía más cabreada, se daba cuenta que Cloe era quien marcaba los tiempos, los estaba llevando por donde ella quería, y eso no le gustaba nada.

SAMANTA: Víctor acaba con esto, por favor te lo pido, busca una solución porque no vamos a acabar bien.
VICTOR: Lo estoy pensando cariño, busco la manera de hacerlo pero que sea definitiva.

Llegaron a su casa y Víctor entró detrás de Samanta por la puerta del garaje, la miraba por la espalda como se le movía la faldita del vestido, se acercó rápido a ella y la agarró por la cintura levantándola del suelo, Samanta gritó del susto, la llevó en volandas hasta la mesa del comedor y la estiró encima levantándole el vestido, le metió la mano entre las piernas tocándole el coño por encima de las bragas, se inclinó y la besó con lengua.

VICTOR: Cariño cuando te vistes así me pones a cien.
SAMANTA: Amor que tengo que ir a buscar a los niños.
VICTOR: Primero acabemos algo que tenemos pendiente.

Le apartó las bragas y le acarició en medio del coño don dos dedos, Samanta notó el contacto y miró para el techo cerrando los ojos gimiendo, cuando él la tocaba así perdía la cabeza, la hija de puta de Cloe lo sabía, parecía conocer las sensaciones que tenía ella cuando estaba con su marido, y lo peor es que ella estaba loca por tenerlas también, no podía permitirlo. Víctor le había quitado las bragas y le estaba lamiendo el chichi como a ella le gustaba, como él sabía que la hacía gritar de gusto, estaba a punto de correrse que él le abrió las piernas, se sacó la polla tiesa y la penetró de un golpe moviendo la mesa, le sujetó las piernas con sus fuertes manos bien abiertas y la penetraba sin tregua. Samanta estaba totalmente entregada con el coño chorreando de la excitación, Víctor soplaba y gemía follando a un buen ritmo sabiendo que les iba a llevar a correrse a los dos, dio unos cuantos fuertes golpes de caderas y empezó a gruñir corriéndose, Samanta notó el primer lechazo en su interior y se dejó ir con un fuerte orgasmo, sí, la cabrona de Cloe tenía razón, le gustaba sentirse sujeta por su marido, sentir su fuerza y sus corridas dentro de ella, pero Víctor era solo de ella y haría cualquier cosa para que así siguiera siendo.

Se dieron una ducha rápida y fueron los dos a buscar a sus hijos. Por la noche Samanta le hablaba a su marido de las cosas del día y notó que estaba más cayado que de costumbre, algo le rondaba la cabeza.

SAMANTA: ¿Te pasa algo?, estás muy callado.

Víctor la miró fijamente como no atreviéndose a decírselo.

SAMANTA: Vamos cariño, que nos conocemos mucho, dime que te pasa.
VICTOR: Que le estoy dando vueltas a lo que te ha dicho Cloe.
SAMANTA: Ya está esa otra vez en medio de nuestras vidas, ¿y qué es lo que ha dicho?

Víctor dudo un momento.

VICTOR: Que te lo comería.
SAMANTA: ¿Y..?, ah no, ya sé lo que estás pensando, de eso nada tío.

Se levantó del sofá nerviosa.

SAMANTA: ¿De verdad no te importaría que esa tía metiera su boca en mi…?, no me jodas Víctor, esto sí que no me lo esperaba.

Se fue mosqueada a su habitación, Víctor le dio un poco de tiempo para que se calmase y subió, se preparó y se metió en la cama con ella abrazándola por detrás.

SAMANTA: ¿Qué te pasa?, estás cambiando, ¿no te das cuenta?, nunca se te hubiera ocurrido decirme algo así.

Víctor no quiso entrar en discusión y no le contestó. Pensó en lo que le había dicho su mujer, no era consciente de ningún cambio en él, tal vez estar con Cloe le afectaba en algo, no lo creía, que se le estaba despertando cierto interés en aspectos diferentes del sexo podría ser. Tenía claro que a Cloe no la tocaría, no había estado ni tonteando con ninguna mujer desde que conoció a Samanta, nunca le hizo falta, valoraba mucho lo que tenía en su casa, con Cloe no sería una excepción, se alegraba la vista con ella de la manera que vestía pero eso no le haría perder la cabeza y tener la necesidad de follársela, como mucho luego tendría más ganas de estar con Samanta.

Se volvió a poner guapa para ir a ver a Cloe, no quería bajar el nivel ni que ella pensara que le tenía miedo. Sin darse cuenta estaba haciéndole el juego igual que Víctor. Cloe seguía poniéndose lo más provocativa que podía, ese día además llevaba una correa sujeta al collar. Víctor le había pedido a Samanta que no le hablara a Cloe, que no le diera pie para contestarle, pero no se pudo aguantar.

SAMANTA: Y esa correa que te has dejado puesta es para que te saquen a mear guarra.
CLOE: No, es para que me la cojas tú y me obligues a comerte el coño.
SAMANTA: ¡Ja!, ya te gustaría cerda.
CLOE: Me muero de ganas.

Cloe apoyó una mano en el suelo y arrastró el culo acercándose a donde estaba sentada Samanta, vio que se le acercaba y se puso nerviosa, intentó que no se le notara.

SAMANTA: ¿Qué estás haciendo?

Cloe no le contestó y apoyo su cabeza en las rodillas de Samanta que miraba a Víctor alucinada. El se encogía de hombros.

Estuvieron un rato en esa posición, Samanta no sabía si apartarle la cabeza o no. Cloe le dio un beso en una rodilla, se le abrieron los ojos de la sorpresa, volvió a mirar a Víctor que le devolvió la mirada con una sonrisilla, entendió que él estaba esperando que se dejara hacer, pensaba que debía ser muy morboso para su marido ver como una tía le comía el chichi pero por otro lado no se podía creer que a él no le importara.

Cuando reaccionó Cloe le estaba besando un muslo, se tensó, le vino a la cabeza que sobre todo de joven una de sus fantasías había sido probar de acostarse con una chica, saber cómo lo debían de hacer, pero nunca se atrevió a llevarlo a la práctica. Cloe seguía subiendo su boca y lengua por los muslos de Samanta, si no le había dicho nada ni apartado la cabeza hasta ese momento Cloe sabía que tenía muchas posibilidades de acabar haciendo lo que tenía en mente. Le agarró suavemente las rodillas y se las apartó, Samanta estaba como abducida del momento y se dejó hacer agarrándose a una pierna de Víctor que estaba con los ojos muy abiertos para no perderse detalle. Víctor le acarició el pelo y la besó con pasión, ella lo interpretó que era para que se dejara, en ese momento Cloe le besaba por debajo de la falda encima de las bragas y le hizo dar un suspiro, se estaba calentando y le costaba de entenderlo, cuando se dio cuenta le estaba bajando las bragas y le había pegado el primer lametazo en medio del coño sacándole un gemido, movió su mano de la pierna de Víctor y le agarró la polla, la tenía tiesa de la excitación comprobando que su marido estaba deseando de que lo hiciera, se dejó hacer.

Cloe estiró de ella para sacarle el culo hasta la punta del sillón con las piernas abiertas y poder mover su lengua por el coño de Samanta, Víctor le besaba el cuello y ella le agarraba la polla pajeándolo por encima del pantalón con los ojos cerrados. Desde luego aquella hijaputa sabía mover la lengua, no podía parar de gemir, Víctor le acariciaba las tetas y entre los dos la estaban poniendo ardiendo, su marido se desabrochó el pantalón y Samanta metió la mano por dentro cogiéndole la polla siguiendo con su paja, podía notar el liquido pre seminal de lo excitado que estaba, Cloe ya le estaba trabajando el clítoris con maestría, involuntariamente levantaba el culo del sillón del gusto, su marido seguía apretándole las tetas y besándole el cuello, la cara y los labios, su mano aceleraba la paja haciendo gemir a Víctor. De pronto notó que el orgasmo se apoderaba de ella y soltó un grito de placer antes de empezar a correrse, Cloe le pasaba la lengua con más energía por el coño y Víctor le gemía en el oído de gusto, aceleró la paja y su marido se corrió con ella, el chocho y la mano los tenía mojados de flujo y semen por la corrida.

Cloe se apartó, Samanta se relajó, abrió por primera vez los ojos desde que empezara todo y se levantó con prisas, se puso las bragas y salió corriendo del apartamento avergonzada, se había dejado llevar por aquella tía que odiaba, por su marido que estaba deseando que pasara, en ese momento se sentía mal, se sentía sucia. Corrió hasta el coche y se dio cuenta que las llaves las tenía Víctor, salió caminando por la calle. Víctor que había salido detrás de ella se metió en el coche parando a su lado que ya había recorrido como cincuenta metros, le abrió la puerta desde dentro y Samanta subió, lo miró cabreada.

SAMANTA: No puede ser, no debió pasar y lo sabes.

Víctor intentaba calmarla.

VICTOR: Ha pasado y ya está, tómatelo como una experiencia.
SAMANTA: ¿Una experiencia?, que huevos tienes, ¿qué te pasa tío?, estabas deseando que pasara, te tiene controlado, nos tiene controlados, hace con nosotros lo que le da la gana y tú feliz.
VICTOR: No te voy a negar que ha sido excitante, puede que nos vaya bien para la relación alguna novedad.
SAMANTA: No Víctor no, no nos va a ir bien, ya nos iba bien sin estás mierdas, esto no se va a repetir.

Víctor la veía muy nerviosa y no le dijo nada más, llegaron en silencio a su casa y Samanta se metió en la ducha, necesitaba enjabonarse, sentirse limpia otra vez.

Cloe después de masturbarse con el consolador y correrse todavía con el sabor del coño de Samanta en su boca se sentía orgullosa, se duchaba riendo de lo que había pasado, no pensó que le costara tan poco comerle el coño a la mujer de su amo, sus planes iban por donde tenían que ir y estaba contenta.

Aquella noche antes de dormir le dijo a Víctor que no pensaba volver y le pidió por favor a su marido que tampoco lo hiciera él, le contestó que de momento no podía hacerlo, que tenía que encontrar una solución. Samanta se dio cuenta que lo tenía controlado, Cloe hacía lo que quería con él y no tardaría mucho en follárselo.

Víctor salió del despacho, se fue a comer solo pensando en lo que había pasado el día anterior en el apartamento de Cloe, nunca se imaginó que su mujer pudiera dar un paso así, a él le había encantado, ver en directo como Cloe hacía que se corriera le excito tanto que no le costó nada correrse él con una simple paja de Samanta.

Cuando acabó se dirigió como cada día a ver a Cloe, llamó a la puerta y se la abrió ella con mala cara, parecía dolorida.

VICTOR: ¿Estás bien, ha pasado algo?

A Cloe le cayeron unas lagrimas, llevaba puesto un batín que le tapaba todo el cuerpo, no le contestó, caminó con dificultad y Víctor se dio cuenta que algo había pasado, le agarró un brazo para pararla y Cloe hizo un gesto de dolor.

VICTOR: Párate, te ordeno que te pares y te abras el batín.

Cloe se giró con lágrimas en los ojos, se deshizo el nudo y abrió el batín, tenía todo el cuerpo de marcas rojas, Víctor miró a un lado y vio la fusta de domar caballos en el suelo, le dio la vuelta a Cloe y en la espalda le atravesaban latigazos por todos lados. Se asustó de verla así.

VICTOR: ¿Quién ha sido Cloe?, ¿quién te ha hecho esto?

Cloe lo miraba en silencio moviendo la cabeza de lado a lado dándole a entender que no se lo diría.

VICTOR: Ya sé quién ha sido, ¿puedo hacer algo por ti?

Cloe volvió a negarlo con la cabeza sin dejar de llorar.

Samanta había estado toda la mañana en el trabajo pensando que podía hacer para solucionar el “problema” que tenía Víctor y por tanto ella también. No pensaba dejar que una tía loca se lo quitara, tantos años juntos, con dos hijos, una buena familia hasta ese momento se podía ir a la mierda por las locuras de una mujer. Ella sabía que Cloe se iba al medio día del bufete a su casa, comía y se cambiaba esperando que llegaran ellos. Salió un poco antes del laboratorio, se subió al coche y condujo hasta el apartamento de Cloe.

Le abrió la puerta y se le notó en los ojos la sorpresa de verla sola tan pronto. Samanta la agarró por el cuello y la metió en su casa cerrando la puerta detrás de ella.

CLOE: ¿Has venido antes para que te vuelva a comer el coño sin nadie delante?

Samanta le soltó un bofetón.

SAMANTA: ¿Te crees que voy a dejar que te quedes con mi marido sin hacer nada, que te lo vas a poder follar cuando te dé la gana?, tú no me conoces.
CLOE: Es bueno ¿eh?, folla bien, te deja satisfecha siempre…

Samanta le acababa de dar otra bofetada.

CLOE: No te puedes imaginar las ganas que tengo que me folle, que me agarré los brazos con fuerza y me inmovilice, que me penetré, me parta en dos con su polla y me llene el coño de leche haciéndome correr como una loca.

Samanta vio encima de una silla la fusta, la cogió y empezó a darle golpes a Cloe con ella por delante, Cloe se encogió en el suelo para protegerse y Samanta le dio un golpe detrás de otro hasta perder las fuerzas, la odiaba, tenía ganas de matarla, de que no existiera y dejara tranquila a su familia. Dejó caer la fusta al suelo y se fue hecha polvo, nunca pensó que sería capaz de hacer algo así.

Cuando se fue, Cloe se levantó dolorida con una sonrisa, sabía que esa reacción la iba a ayudar, cuando llegara Víctor la vería así y le daría pena, solo tenía que llorar un poco para ablandarlo y habría dado un paso importante para llegar a su objetivo.

Samanta llegó a su casa y se duchó, como si aquella ducha le pudiera hacer olvidar lo que había hecho, no pudo comer, se estiró en la cama intentando relajarse. Se durmió y la despertaron los gritos de Víctor desde la planta baja, se encontró con él en las escaleras.

VICTOR: ¿Qué coño has hecho?
SAMANTA: No se dé que me hablas.
VICTOR: Lo sabes perfectamente, ¿cómo has podido darle esa paliza, estás loca?

Samanta se alteró levantando la voz.

SAMANTA: Se lo merece, no voy a dejar que nos destroce la vida una puta como esa.

Víctor se abalanzó sobre ella.

Samanta se giró intentando subir corriendo las escaleras pero él fue más rápido, la agarró por la cintura y la estiró en los peldaños poniéndose encima, le metió la mano por debajo de la camiseta y le agarró el coño. Ella notó la mano de su marido y suspiró.

SAMANTA: Fóllame cariño, fóllame como tú sabes.

Víctor le arrancó las bragas, se bajó la cremallera del pantalón y se sacó la polla, se escupió en una mano y se la pasó por el ojete del culo lubricándolo.

SAMANTA: Cariño, ¿qué haces?
VICTOR: Algo que tenía que haber hecho hace mucho tiempo.

Le apuntó la polla en el agujero y apretó un poco metiéndole la punta dentro del culo.

SAMANTA: Víctor por favor, que no lo hemos hecho nunca.
VICTOR: Pues ya va siendo hora.

Se dejó caer un poco más metiéndole la mitad de la polla, Samanta dio un grito de sorpresa y escozor en el culo, se quedó callada, sabía que cuando Víctor estaba tan excitado no lo iba a parar, él poco a poco se la metió entera, la saco un poco y la volvió a meter, resoplaba de la excitación, Samanta pensaba que dejándole hacer le demostraría que ella era tan buena como cualquier otra, nunca ninguno de los dos había pedido hacerlo por detrás pero ella tenía claro que si él alguna vez se lo hubiera pedido no se hubiera podido negar, el culo se le dilataba y lubricaba quedándole solo una sensación extraña de notar la polla de su marido follándoselo, él la agarraba fuerte por la cintura moviéndose encima cada vez más rápido, notaba como le entraba justa y apretada, se estaba volviendo loco de morbo y placer, se corrió abundantemente dentro de ella, apoyó los brazos en la escalera y se incorporó un poco resoplando recuperándose de la corrida, Samanta se salió de debajo, se puso la mano en el culo para que no cayeran los flujos y se fue a duchar otra vez sin decir nada.

Cuando le caía el agua por encima entró Víctor en la ducha y la abrazó por detrás, ella se giró y se besaron, le acariciaba el pelo y se miraban a los ojos, Samanta veía los ojos enamorados de su marido, los mismos ojos de siempre, eso le daba esperanzas, sabía que la seguía queriendo.

VICTOR: Un día de estos te tienes que disculpar con Cloe, le has hecho mucho daño.

A ella no le gustó nada que se lo pidiera, pero en el fondo se sentía culpable de haber hecho algo malo.

SAMANTA: Deja que pase algunos días vale.
VICTOR: De acuerdo.

Se abrazaron, se sintieron los cuerpos desnudos cayéndoles el agua por encima, Samanta lo agarraba con fuerza, como queriendo que no se separara de ella nunca, que no fuera a ninguna parte, él la apretaba entres sus brazos, sabía que así ella se sentía protegida, no estaba de acuerdo con lo que le había hecho a Cloe pero en parte la entendía y la quería, la quería mucho, como nunca podría querer a nadie más.

Con Cloe seguían trabajando en sus casos de manera profesional sin ningún comentario fuera de lo que era el trabajo, el caso de los ingleses estaba muy bien encaminado y se ganaría, Víctor notaba que no se movía con la soltura que lo hacía normalmente por los latigazos de Samanta del día anterior. Cuando le abrió la puerta de su apartamento seguía haciendo mala cara, se había intentado vestir sexi y se le veían las marcas rojas por todo el cuerpo, Víctor la acompañó despacio y no dejó que se sentara en el suelo, hizo que se estirara en el sofá para que descansara sus heridas y él se sentó en el sillón a su lado.

Cloe había estado exagerando sus movimientos toda la mañana para darle pena a Víctor, cuando entró en su casa y le dejó estirarse en el sofá tuvo claro que había cumplido su objetivo, él la estaba cuidando y eso era otro paso para conseguir lo que buscaba.

Ese día Víctor le dio conversación, intentó disculpar a Samanta y le dijo que un día de aquellos vendría a pedirle perdón. La conversación se fue alargando, le preguntó cómo había llegado a ese punto de sumisión, cómo se metió en ese mundo y Cloe le respondió a todo, le explicó quien era Sebástien y como había influenciado en su vida, le dio datos de lo que se puede llegar a sentir, como el placer y el dolor se juntan teniendo una experiencia como nunca antes. Víctor la escuchaba descubriendo un mundo nuevo para él, no se había parado a pensar que se pudiera llegar a vivir así y que hubiera gente que lo hiciera.

Un par de días más tarde se presentaban Samanta y Víctor en el apartamento de Cloe. Samanta iba con intención de disculparse aunque no estaba arrepentida de lo que hizo, estaba convencida que aquella puta que quería quitarle a su marido se lo merecía. Víctor intentaba que su mujer quedara bien delante de Cloe y darle una imagen de unión del matrimonio, lo que no sabía de él mismo es que estaba cambiando, todo aquello le estaba afectando pero él no se daba cuenta. Cloe sabía que vendrían los dos y había preparado como parte de su estrategia una “pequeña” sorpresa.

Entraron y se sentaron en los sitios habituales, estaban los tres en silencio, Víctor miró a Samanta haciéndole un gesto para que hablara.

SAMANTA: Cloe, yo sé que lo que hice no estuvo bien, pero tú también tienes que reconocer que me provocaste, de todas maneras te pido disculpas.
CLOE: Eres mi ama y puedes hacer lo que quieras conmigo.

Samanta miró a su marido, no se podía creer que aquella tía estuviera tan mal de la cabeza, Víctor le sonreía, él estaba empezando a entender de que iba aquello.

CLOE: Como sabía que vendrías te he preparado una sorpresa, un regalo para que lo disfrutes.
SAMANTA: ¿A mí?
CLOE: Sí, a ti.

Les pidió permiso para poder levantarse del suelo y entró en su habitación, Samanta y Víctor se miraban sin tener ni idea a que se estaba refiriendo Cloe con lo del regalo. Salió acompañada de un negro enorme, musculado, bien fibrado, se parecía a Víctor en la gran musculatura pero con la piel oscura y brillante parecía que estuviera más fuerte, estaba desnudo con un collar de cuero en el cuello y tenía una polla enorme, le colgaba flácida y le llegaba a medio muslo, Samanta abrió los ojos como platos, Víctor se incorporó un poco para mirarlo con más atención.

CLOE: Aquí lo tienes, este es tú regalo, puedes hacer con él lo que quieras.

Samanta se quedó sin palabras, ¿le estaban ofreciendo a un tío con una pollón para que se lo follara?, ¿era eso?, miraba a Víctor totalmente contrariada. Víctor acercó su boca al oído de su mujer.

VICTOR: Si quieres hacerlo por mí no hay ningún problema.

Samanta se levantó de golpe asustada.

SAMANTA: ¿Me estás diciendo que no te importaría verme follar con ese tío, que te importa una mierda que otro se folle a tú mujer, y delante de ti?
VICTOR: Sería excitante y una experiencia diferente.

En cuanto se lo dijo Víctor se dio cuenta que la había cagado, le salieron las palabras sin pensarlas mucho, por deseo, sabía que se habría puesto cachondo viendo a Samanta follar delante de él, y se dio cuenta que algo le estaba cambiando por dentro, antes jamás lo hubiera permitido.

SAMANTA: Iros todos a la mierda, estáis como una puta cabra.

Salió del apartamento caminando rápido, Víctor detrás de ella, bajaron en el ascensor en silencio, todo el camino en coche sin decirse nada, entraron en su casa y en medio del salón Samanta se giró mirando a su marido a los ojos.

SAMANTA: Esto ha llegado demasiado lejos, tú puedes hacer lo que quieras. Te pido que duermas en la habitación de invitados, si no quieres lo haré yo, mañana recoge algunas cosas y vete por favor, no puedo seguir haciendo vida contigo en esta casa.

Víctor se entristeció de oír aquellas palabras, le temblaba la voz.

VICTOR: Por favor Samanta, no saquemos las cosas de quicio, hablemos.
SAMANTA: Ya hemos hablado de esto, te lo estoy diciendo desde hace mucho tiempo, que la dejes, que pases de ella, pero me doy cuenta que tú no puedes hacerlo, necesitas verla y cada vez te tiene la cabeza más liada, por favor vete y aclárate.

Cogió las llaves de su coche para ir a buscar a sus hijos, Víctor se quedó solo en su casa, pensó que tal vez Samanta tuviera razón y necesitara reflexionar sobre todo lo que había pasado en los últimos tiempos, recogió unas cuantas cosas y se fue a un hotel, si se tenía que ir de su casa mejor hacerlo cuanto antes, convivir en la misma casa con su mujer sin poder tocarla y con malas caras no podía ser bueno para nadie. Para Samanta no fue nada fácil tomar aquella decisión, esperaba que Víctor reaccionase, que pasara una noche fuera de casa y se diera cuenta de la tontería que estaba haciendo con Cloe, que a ella la echara tanto de menos que volviera siendo el marido de siempre.

Samanta llegó y encontró todas las luces apagadas, sus hijos se fueron a cambiar y hacer los deberes de la escuela, ella entró a su habitación y vio que faltaban cosas de Víctor, estaba claro que había hecho una bolsa y se había ido, se sentó en la cama y lloró amargamente, era una pesadilla tremenda, ¿cómo llegaron a esa situación?, cómo una persona como Víctor, responsable con su familia, que los quería tanto a todos se pudo meter en la mierda que se estaba metiendo, le dolía el pecho y las lágrimas resbalaban por su cara.

Cloe cuando el matrimonio se fue de su casa con prisas le entró la risa, todo iba como ella quería, con suerte había conseguido que discutieran y eso la beneficiaria. Miró a su amigo de color comenzando por la cara bajando la vista despacio repasándole los músculos, se quedó con la vista fija en la polla, se la agarró con la mano y la empezó a pajear, se acercó a él y se besaron.

CLOE: Tú y yo vamos a pasar un buen rato antes de que te vayas.

Lo llevó hasta su cama, lo estiró y ella se puso al lado sentada sobre sus talones, le hizo abrir las piernas y le agarró los huevos con fuerza amasándolos, bajó la cabeza y se metió aquel capullo de su polla grande en la boca siguiendo con la paja, lo estaba empalmando, se le endurecía y crecía, se metió un huevo en la boca apretándolo, él dio un gemido medio de placer medio de dolor, se escupió en la mano para que resbalara por todo el tronco de la polla suavemente pero con energía, se quitó las bragas metiéndoselas en la boca al tío, se subió encima como el que se sube a un caballo sujetándole el pene tieso apuntándolo a la entrada de su coño, fue dejando caer el culo metiéndose la punta de aquella polla dentro, resopló de notarla entrar tan ajustada, empujó para abajo con su culo y se metió la mitad dando un grito de gusto, volvió a apretar y la introdujo hasta que le hizo tope en la vagina, no le cabía más y le faltaban dos dedos de polla por meterse, le miró a los ojos y le soltó una ostia en toda la cara, el amigo gimió, se fue moviendo arriba y abajo follándose un pollón que pocas veces se veía, le agarró los pezones con los dedos retorciéndolos, el tío pegó un grito de dolor y ella aceleró sus movimientos de caderas y cintura gritando también pero de gusto, cuanto más rápida se movía dándose placer más le apretaba los pezones, los dos gritaban, él por la combinación de dolor y placer y ella por aquella enorme polla negra dentro de su coño que se lo estaba dilatando como nunca antes lo había hecho, se corrió con la boca abierta mirando al techo con los ojos en blanco, cuando acabó le pegó otra ostia al tío, se salió de encima y le agarró la polla estrujándosela y pajeándola con una fuerza que él pensaba que se la iba a arrancar, se corrió gritando ahogadamente por las bragas de Cloe en su boca, pegó unos lechazos enormes manchado todo lo que había a su alrededor, Cloe le sacó las bragas de la boca tirándolas al suelo.

CLOE: Dúchate y vete.

Se estiró en la cama descansando pensando en Víctor y Samanta con una sonrisilla maliciosa.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s