ISA HDEZ

Pensaba que por fin concluiría la pesadilla y asomaría el amanecer, pero no fue así y, ella siguió confinada en su guarida dando gracias porque aún podía ser todo peor. En ese instante recordó todos los seres que siguen enfrentándose cada día al terror que les puede conducir a lo peor, al fin de sus días, en ese mundo de insolidaridad e ingratitud. Recuerda a todas las personas que siguen cultivando en la huerta, produciendo, trasportando, colocando, vendiendo, cuidando, ayudando, … para que la mayoría esté a buen recaudo alejados del ente maligno, y, mientras ellos se exponen de manera incondicional, algunos inconscientes se burlan de todo eso como si no entendieran que si no fuera por todas esas almas se acabaría la existencia, porque moriríamos de inanición, ya que, la necesidad más primaria del ser humano es comer, y ellos son los que nos permiten cubrir esa necesidad fisiológica. Pareciera que cuando se indica una distancia o una prevención fuera por antojo y, nada más lejos de ello. Todas las medidas son insuficientes cuando se trata de desviarse de la infección, y por ello se repiten una y otra vez, como si nos indicaran que debemos acostumbrarnos a vivir acechando el contagio para que no nos roce y no podamos llegar al final del camino, pero todo camino tiene un destino finito. Ansiamos con todas nuestras fuerzas que avive ese soplo que, seguro que alcanzarán los que estudian sin descanso la plaga, y logren el remedio del mal que nos arroje de la penumbra y, retornemos a vislumbrar el nuevo amanecer. ©

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s