HELEN ÁLVAREZ

 

Desvariando de tanto afán
Escucho las flores susurrar entre sí
Nubes perfumadas de pureza reflejan el color de su corazón divino
Firmeza de árboles que predican una confianza infinita
¿Cuánto de él conozco?
Y ¿Cuánto él conoce de mí?

Se despierta la conciencia de mi necesidad por El
Viendo destilar las colinas del rocío mañanero
Suspiro al saber que todo lo sostiene en su mano

Con un vuelo las aves sacuden el afán que procura la faena del día colgar en sus alas, sus plumas recitan que viven del sustento de su amor

El siempre ha estado aquí, cada fibra de mi ser puede reconocer su mano, me conoce y desea más de lo que creo

La naturaleza grita que es hora de rendirse, que es hora de habitar a su sombra.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s