AKUARIES

Víctor llevaba toda la semana haciendo lo mismo con Cloe, no le dejaba hablar, solo estar sentada en el suelo delante de él que a su vez se sentaba en un sillón, estaba un rato con ella sin mirarle a la cara. Cloe sabía sus intenciones y cada día se vestía un poco más provocativa, el último día que se vieron llevaba puesto un vestido tan corto que al moverse lo más mínimo le podía ver el tanga, Víctor ni la miraba, intentaba distraerse mirando el apartamento o con el móvil, el escote que tenía el vestido le dejaba ver casi todas las tetas, unas tetas impresionantes pensó Víctor quitándose los pensamientos de la cabeza rápidamente.

Cuando se fue y bajaba en el ascensor pensó que le tendría que decir que no se vistiera tan provocativa, pero si se lo decía también le daría una pista de que se excitaba y eso no le interesaba. Cloe cuando Víctor se fue entró en su habitación, se puso al lado de la cama y se empezó a tocar, se metió una mano por dentro del escote agarrándose una teta, lo hacía con fuerza como se lo hacía Sebástien, sintiendo dolor, la otra mano se la metió por debajo de la falda del vestido tocándose el coño por encima del tanga. Se excitaba mucho teniendo al macho alfa delante sin hacerle ni caso, aquella aparente despreocupación por ella, como si no hubiera nadie delante, la ponía a cien, la hacía sentir como si no fuera nada, esa apatía de Víctor hacía ella, ni un comentario, ni un gesto, el control que le demostraba la ponía cachonda. Intentaba imaginarse el cuerpo musculoso que debía tener debajo de la ropa mientras sus dedos resbalaban arriba y abajo por su coño totalmente humedecido del calentón, se quitó el tanga dejándolo en el suelo y se estiró en la cama, abrió el cajón de la mesita de noche y sacó un vibrador doble de buen tamaño, le dio la vuelta a la ruedecita del final poniéndolo en funcionamiento con la vibración que creyó adecuada y se lo apoyó encima del clítoris dando un suspiro dejando ir un gemido, se imaginaba que era la polla de su amo, así, dura como un palo que jugaba con su coño excitado, se frotaba con la parte más grande del vibrador el chichi y con la más pequeña el ojete del culito, a la vez con la otra mano se amasaba las tetas apretándose con los dedos los pezones haciéndose daño, entre su boca medio abierta sacaba la lengua pasándosela por los labios, imaginaba que era él que se los estaba chupando gimiendo por el contacto de las vibraciones en su coño, puso el vibrador en posición y se metió la punta en la entrada de la vagina y la otra puntita más pequeña en el culo, de un golpe se ensartó los dos agujeros hasta el final del vibrador pegando un grito enorme de gusto, se apretaba con fuerza las tetas y se follaba a ella misma por delante y por detrás a una velocidad endiablada, la boca la tenía totalmente abierta gritando moviendo las caderas y la cintura al ritmo de la follada, le llegó un tremendo orgasmo sin parar de meterse y sacarse el aparato notando su manos totalmente mojada de sus flujos meándose de gusto, se quedó estirada en la cama jadeando recuperándose con la imagen de Víctor en su cabeza, estaba loca por él.

Víctor llegó a su casa y fue a buscar a su mujer que estaba en la cocina haciendo la cena para la familia, la rodeó con sus brazos y le besó el cuello metiéndole una mano en el coño por encima del pantalón.

SAMANTA: Víctor que puede entrar algún niño.
VICTOR: Me da igual, tengo ganas de tocarte.

Samanta se giró pasándole los brazos por el cuello besándolo.

SAMANTA: Espérate a que cenemos y lo niños se vayan a la cama.

Víctor le agarraba el culo con fuerza.

VICTOR: Yo también te voy a llevar a la cama y no a dormir precisamente.
SAMANTA: Anda ves a cambiarte, que quiero hablar contigo.

Se cambió y cenaron todos juntos, los niños explicaron cómo les había ido el día en el colegio y cuando acabaron Samanta los envió a dormir. Víctor la agarró de la mano y se la llevó por las escaleras a su habitación.

SAMANTA: ¿No puedes esperar un poco que quería hablar contigo?

El la llevaba rápido agarrada de la mano, entraron en la habitación y de un tirón le bajo el pantalón, la giró y la puso a cuatro patas en la cama, se descalzó y se quitó la camiseta, metió la cabeza por debajo del culo de Samanta y le puso la boca y la nariz encima del coño, se lo apretaba con los labios a la vez que inspiraba oliéndoselo, Samanta tensó la espalda, no quería imaginarse lo que le había pasado a su marido pero sabía que estaba cachondo, y que cuando estaba así la follada iba a ser épica, Víctor le agarró las bragas rompiéndoselas para quitárselas, le metió la lengua en medio del coño lamiéndoselo, Samanta ahogó un grito, la lengua de él pasó del agujero que dejó totalmente mojado al clítoris que le empezó a dar vueltas, su mujer no paraba de mover la cintura del placer que sentía, aceleró los movimientos de la lengua y se metió el botoncito en la boca succionándolo, a Samanta un latigazo de gusto le atravesó el cuerpo abriendo la boca y cerrando los ojos para aguantarlo, Víctor seguía sin darle tregua y su mujer se corrió a gritos dejando caer la cabeza en la cama, se quitó los pantalones, se arrodilló en la cama y apuntó su polla en la entrada del coño de Samanta metiéndosela de un golpe hasta el fondo, ella volvió a levantar la cabeza mirando para adelante volviendo a tensar la espalda, Víctor le había llenado de polla las entrañas y la estaba follando con fuerza, podía oír como resoplaba en cada penetración y el golpe seco del contacto de los dos cuerpos, a Samanta se le juntaba un gemido con otro, notaba su flujo como se expandía por todo su coño, la fuerza de las manos de su marido agarrándole las caderas atrayéndola hacía él en cada embestida, se le empezaba a nublar la vista de la corrida que le estaba subiendo otra vez y justo antes de empezar a correrse Víctor le dio un sonoro cachete en el culo que le hizo dar un grito corriéndose como pocas veces lo había hecho, le flojeaban las piernas que su marido le aguantaba sin dejar de follarla y le empezó a llenar el coño de leche, sus lechazos los notaba nítidamente como chocaban en su interior y como salían por los lados cuando él se separaba para volver a penetrarla con su polla dura que parecía no tener intención de aflojarse, la leche y los flujos vaginales le caían por las piernas sin que Víctor diera señales de parar, Samanta dejó caer la cabeza en la cama resoplando esperando que él acabara. Víctor le soltó las caderas y el cuerpo de Samanta se desmoronó hacía un lado, ella estaba reventada y él seguía erguido detrás de ella con la polla medio tiesa saliéndole por la punta las últimas gotas de semen, a Samanta le seguía pareciendo la imagen de un animal salvaje después de haber devorado a su presa, le encantaba verlo así.

Víctor se estiró a su lado acariciándole la cara, volvió a aparecer el marido cariñoso y amable, se besaron los labios con dulzura.

SAMANTA: Quería hablar contigo hombre, no me has dejado respirar. ¿Hay algún motivo por lo que me has hecho esto?
VICTOR: Porque te quiero y me excitas, ¿qué quieres que te diga?
SAMANTA: Que no es por culpa de esa que vas a ver cada día.

Víctor se quedó en silencio mirándole a los ojos.

SAMANTA: De eso te quería hablar, tú me dices que no pasa nada con ella, pero tienes que reconocer que eso es muy raro. Como ha sido raro el cachete del culo de esta noche. ¿Pasa algo cariño?

Víctor sabía que se había dejado llevar, no había pensado en Cloe mientras se follaba a su mujer, pero sí que había salido excitado de su casa, eso tenía que reconocerlo.

VICTOR: ¿No te ha gustado el cachete en el culito cariño?
SAMANTA: Sabes que no te estoy hablando de eso.
VICTOR: Te prometo que no ha pasado nada con ella, te propongo que vengas conmigo y lo veas con tus propios ojos.
SAMANTA (sorprendida): ¿Me estás diciendo que nos presentemos los dos en la casa de esa tía?
VICTOR: Sí, así ves lo que pasa y me das tú opinión.

Samanta se levantó de la cama para meterse en el cuarto de baño a darse una ducha rápida, mientras se duchaba pensó en la propuesta de su marido. Cuando se estaba secando entró Víctor, le dio un piquito en los labios y se metió él en la ducha.

SAMANTA: Creo que te haré caso y te acompañaré una tarde de estas.

Debajo del agua de la ducha Víctor escuchó algo pero no sabía que era.

VICTOR: ¿Dices algo cariño?

Samanta abrió la puerta de la ducha y le agarró el culo con una mano.

SAMANTA: Que iré contigo una tarde a ver qué pasa.

Víctor le sonrió.

VICTOR: ¿No quieres entrar conmigo un ratito?
SAMANTA (riendo): No, que me volverás a follar y ya he tenido bastante hoy.

Rieron los dos.

Dos días más tarde quedaron que Víctor la pasaría a buscar por casa para ir juntos al apartamento de Cloe, Samanta estaba nerviosa y no dijo nada en todo el trayecto. Llamaron y les abrió Cloe, miró un momento a Samanta sorprendida pero siguió con su papel, les dejó la puerta abierta y se sentó delante del sillón donde se sentaba cada día Víctor. Para ese día con su idea de ir provocándolo se había puesto un corpiño negro que le apretaban las tetas con un tanga a juego y unos zapatos de tacón, para rematar un collar de cuero como el de los perros alrededor del cuello, Samanta entró del brazo de Víctor. Antes de llegar donde estaba Cloe.

SAMANTA: ¿Y tiene que ir vestida así la guarra esta?
VICTOR: Tranquila cariño, alguna vez he pensado en ordenarle como vestirse, pero he pensado que si lo hago le demostrare debilidad y que me excita según cómo va vestida y eso no lo quiero, quiero que se aburra y nos deje en paz.

Samanta asintió con la cabeza y no dijo nada sentándose en otro sillón sin poder quitarle la vista de encima a Cloe, ella estaba sentada en el suelo con la cabeza baja, la levantó un momento mirando a los ojos a Samanta.

CLOE: Hoy no has venido solo amo.
VICTOR: Te he dicho que no hables mientras este yo aquí, cállate la puta boca. Es mi mujer, la mujer de mi vida, tan ama tuya como yo.

Cloe volvió a mirar a los ojos a Samanta y esta fijó su mirada en los suyos orgullosa de las palabras de Víctor.

SAMANTA: Así, si yo también soy su ama podría ordenarle cualquier cosa.
VICTOR: Haz lo que quieras, a mi no me interesa para nada.

SAMANTA: Dime Cloe, ¿harías lo que te ordenara?
CLOE: Si mi amo está de acuerdo sí.
VICTOR: Claro que está de acuerdo, ¿qué coño te has pensado?, todo lo que te diga ella es como si te lo ordenara yo.

Cloe volvió a mirar a Samanta sin demasiada buena cara.

SAMANTA: Levántate y ponte una bata por encima que pareces una puta barata.

Cloe la obedeció, se metió en su habitación.

SAMANTA: Cariño esta tía está fatal de la cabeza.

Víctor le sonreía y Cloe salió con una bata negra puesta transparente que dejaba ver todo lo que llevaba debajo.

SAMANTA: Y que puta que es la cabrona.

Se volvió a sentar en el suelo bajando la cabeza.

SAMANTA: Dime Cloe, ¿has tenido algo sexual con mi marido?

Víctor miró a su mujer levantando una ceja, le sorprendió que no lo hubiera creído.

CLOE: No mi ama.
SAMANTA: ¿Y qué coño esperas cada día aquí sentada cómo si fueras una perra?
CLOE: A hacer cualquier cosa que me ordene.
SAMANTA: Madre mía que mal estás tía.

Estuvieron un rato más y se fueron, bajaban en el ascensor.

SAMANTA: Víctor, esa tía no se va a aburrir con tú estrategia.
VICTOR: Hoy porque tú le has dado conversación, pero te prometo que yo no le doy bola para nada, la tengo ahí callada hasta que me voy.
SAMANTA: Sí, estará ahí sentada sin decir nada, pero como se viste la hijaputa es para provocarte, ¿o es que no lo ves?, ahora entiendo como llegaste el otro día, más caliente que…
VICTOR: He, he, a mí me calientas tú cariño, nadie más.
SAMANTA: Venga hombre, tú te crees que soy idiota, se te pone delante semejante pibón medio en pelotas provocándote y quieres que piense que ni te la miras.
VICTOR: Ya te he dicho que solo quiero que se aburra de esperar y nos deje en paz.
SAMANTA: Y yo te digo que no se va a aburrir.

Un comentario sobre “El bufete de abogados (11)

  1. Samanta tiene toda la razón, Cloe solo está agazapada esperando su momento, y Victor es tan tonto como casi todos lo hombres, no se da cuenta de que esa gata se le colará al cuello cuando él menos lo espere.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s